foto

foto
fotografia de Italia , autor luis pedro mujica

miércoles, 1 de marzo de 2017

APRENDIENDO DE LOS DESASTRES DEL VERANO 2017 EN CHILE

Lecciones de nuestros desastres climáticos del verano 2017
Santiago, Chile, miércoles 1 de marzo de 2017, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL-  Todos los diagnósticos científicos del Ministerio del Medio Ambiente (MMA), de nuestros centros académicos, de los organismos internacionales y de las organizaciones ambientales, coinciden en que Chile no solo cumple con 7 de las 9 vulnerabilidades ante el cambio climático, sino que se ubica dentro de los 10 países a nivel planetario como de alto riesgo a los efectos del calentamiento global.
Las manifestaciones más recientes, concretas y trágicas que hemos padecido de esta vulnerabilidad son losdesastres de fuego y los desastres de agua que nos han azotado en diversas regiones del país. Quien aún tenga dudas de este nuevo, grave y severo escenario climático de Chile que atraviesa todo el territorio, todos los pueblos y todas las actividades existentes, que ahora medite objetivamente sobre lo acontecido.
Enfrentar esta situación demanda por parte del Estado, como siempre se le impone, dos desafíos: la emergencia y la prevención. Atender la emergencia es una responsabilidad de corto y mediano plazo. Atender la prevención y adaptación es una tarea estratégica. Ambas son como las dos caras de la misma moneda. Una no puede ser eficaz sin la otra.
Admitiendo científicamente que los recientes desastres son, en gran medida efectos del cambio climático, todas las miradas de la ciudadanía, de los observadores locales e internacionales se focalizan en los instrumentos que el Estado chileno ha generado para prevenir estratégicamente estas calamidades.
PANCC 2008-2012
En ninguna parte del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático, PANCC 2008-2012, aparece, por ejemplo, los diagnósticos, las líneas de acción y las instituciones ejecutoras frente a los incendios forestales.
En cuanto a las inundaciones, en el Lineamiento general de adaptación se señala: Desarrollar un paquete de medidas de adaptación, con el fin de proteger la salud de las personas, los recursos hídricos, la producción de alimentos, la infraestructura urbana y costera y el suministro energético. Como Línea de acción se plantea: Generar escenarios climáticos a nivel local, realizando un diagnóstico de la información existente en el país en relación con la vulnerabilidad y los impactos del cambio climático. Para ello, se revisarán y actualizarán escenarios de vulnerabilidad existentes, y estudios relacionados, a objeto de determinar los enfoques metodológicos a seguir en esta materia. Y se propone como Institución ejecutora a: Dirección Meteorológica de Chile, en colaboración con universidades y centros de investigación del país. Finalmente, se establece como Período de ejecución: 2008-2010 (Plan de Acción Nacional de Cambio Climático, PANCC 2008-2012, p. 41).
PANCC 2017-2022
En tanto, en el Anteproyecto de Plan de Acción Nacional de Cambio Climático, PANCC 2017-2022, respecto a la vulnerabilidad ante este tipo de desastres se señala la necesidad de fortalecer la gestión del riesgo de desastres frente a los impactos del cambio climático. Textualmente señala: “El cambio climático se ha identificado como un factor de riesgo, debido a los impactos esperados en el largo plazo, los que expondrán cada vez más a la población a los efectos del clima, y a que este fenómeno puede aumentar el riesgo de desastres asociados a algunas amenazas, tanto de origen natural como antrópico, como por ejemplo: la ocurrencia e intensidad de eventos hidrometeorológicos extremos (marejadas, olas de calor, sequías, precipitación intensa y sus efectos derivados como alud, aluvión, desbordes, inundaciones, entre otros), la probabilidad de ocurrencia de incendios forestales, las emergencias sanitarias que podrían ser aumentadas por efectos del clima (p. 27). En esta perspectiva, el PANCC 2017-2022 se plantea como Línea de Acción, el Fortalecimiento de capacidades en gestión del riesgo de desastres para la adaptación al cambio climático; generar y fortalecer capacidades sobre la adaptación al cambio climático en el marco de la reducción del riesgo de desastres, enfocado en las instituciones públicas, del nivel nacional, regional y local. (p. 28)
En otras palabras, en el 2008, los impactos del cambio climático aún no los teníamos plenamente identificados en su forma empírica de manifestarse. Y ello suele deberse a que los diagnósticos científicos en materia climática se apoyan en datos de períodos, curvas, tendencias, modelamientos y proyecciones que no siempre disponen de modalidades factuales de expresarse. Por ello, es entendible que el PANCC 2008-2012 no incluyera estos temas y se limitara a procesos de diagnósticos y enfoques metodológicos.
En cambio, en los años recientes los desastres se han acentuado en Chile y a nivel global, al compás del incremento del aumento de la temperatura planetaria y de los débiles resultados concretos en mitigación de GEI establecidos en los acuerdos internacionales. Por ello es que el Anteproyecto de PANCC 2017-2022 ya incorpora líneas de acción de adaptación que los incluye. Por cierto, los hechos reales y la práctica concreta son los mejores dinamizadores de la gestión del conocimiento científico en todas las esferas y, por tanto, también en la climática.
Debilidades y desafíos
No obstante, aún existen grandes debilidades que tienen que ver con el acceso a decisiones políticas con suficiente poder y a una institucionalidad eficiente para asumir estos casos.
Debemos valorar que el MMA forme parte de la Plataforma Nacional de Reducción del Riesgo de Desastres, instancia multisectorial del Estado, de carácter eminentemente consultivo, asesor y promotor de la reducción del riesgo de desastre, en los diferentes niveles de la sociedad, liderada por la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior y Seguridad Pública. 
Pero ello es insuficiente. Por ejemplo, el Comité Operativo de Emergencia (COE) a nivel nacional no incluye al Departamento de Cambio Climático del MMA; los COE regionales tampoco incluyen a los SEREMI de Medio Ambiente, salvo excepciones. Y ello debilita enormemente la capacidad de respuesta integral ante los desastres climáticos. Debido a que estas situaciones de crisis han dejado de ser simples sucesos aislados y sin conexión. En las actuales circunstancias, son eventos que requieren una atención inmediata y de urgencia -para lo cual disponemos de organismos especializados-, pero también de diagnósticos, prevención y diseños de estrategias específicas de adaptación para las zonas de desastre, para lo que también disponemos de organismos especializados: los ambientales y climáticos. Pero, no los sabemos utilizar y sincronizar adecuadamente.
Por ejemplo, bajo el marco de la nueva institucionalidad ambiental creada por la Ley 20.417, el Anteproyecto de PANCC 2017-2022 incentiva la creación del Equipo Técnico Interministerial de Cambio Climático (ETICC) y los Comités Regionales de Cambio Climático (CORECC) -ya existen en Regiones de Tarapacá, Coquimbo y Valparaíso-, en donde estarían los GOREs, SEREMIAS, municipalidades y la ciudadanía. En este contexto, seríamuy apropiado, urgente y necesario que el ETICC se integrara al COE nacional y los CORECC a los COE regionales. De este modo, se podrían conjugar dos miradas o dos lecturas sobre los desastres climáticos: las de emergencia y las estratégicas de adaptación al cambio climático.
Finalmente, estimamos que estas recientes experiencias de impactos climáticos de 2017 -entre otras que ya empezaron desde antes como los climas extremos, la sequía, derretimiento de glaciares, subida del nivel del mar, acidificación de las aguas marinas, extinción de biodiversidad-, nos brindan lecciones inapreciables para optimizar nuestra capacidad de adaptación ante el cambio climático. Las decisiones están en nuestras manos, autoridades, municipios y la ciudadanía. Y son decisiones socio políticas. (FIN) VER:https://boletingal9000.files.wordpress.com/2017/02/editorial-lecciones-de-nuestros-desastres-climaticos-de-verano-2017.pdf 

Tomado de envio de boletín gal de chile 

No hay comentarios: