foto

foto
fotografía del sur de Argentina , autor luis pedro mujica

miércoles, 12 de octubre de 2016

DESPUÉS DEL TIFÓN HAIYAN: "CADA VEZ QUE HAY UNA TORMENTA TENGO MIEDO” sucede en Filipinas

Tres años después de que el tifón Haiyan destruyera más de un millón de viviendas y matara a 6.000 personas, Filipinas está muy alejada de la promesa de construcción de viviendas.
Cuando el tifón Haiyan destrozó la ciudad de Tacloban en el centro de Filipinas hace casi tres años, el 8 de noviembre de 2013, Arsenio fue uno de los afortunados que sobrevivió, nadando un kilómetro hasta estar a salvo. "Cada vez que hay una tormenta, me da miedo, incluso después de tres años. No
quiero pasar por lo mismo otra vez", dijo.
Sin embargo, hay grandes posibilidades de que le vuelva a suceder. El archipiélago nación es regularmente sacudido por tormentas, que se prevé serán más fuertes y más frecuentes debido al cambio climático, y Arsenio, un comerciante de 67 años que no quiso dar su apellido, sigue viviendo en el mismo lugar: el malecón barangay (barrio), que se encadena a lo largo de la costa de Tacloban. "Estoy molesto", dijo. "El gobierno no me ha ofrecido ningún tipo de reubicación, ni siquiera en un centro de transición”.
Al otro lado de la segunda ciudad de Filipinas y las islas de la provincia, los habitantes tratan de comprar materiales para la vivienda básica, informa Marcos Tran.  Foto: Una niña hace su camino a casa después de ir a buscar agua en un pueblo costero en Tacloban, provincia de Leyte. Fotografía: Esdras Acayan / NurPhoto / Rex
Luego de Haiyan -uno de los ciclones tropicales más fuertes jamás registrados que destruyó más de un millón de viviendas y mató a más de seis mil personas- el gobierno se comprometió a "reconstruir mejor". La estrategia incluía la reubicación de las personas lejos de las zonas costeras, que casi seguramente serán golpeadas nuevamente.
Hasta el momento, el plan ha sido un fracaso, al menos en términos de cifras. En la secuela de uno de los peores desastres naturales que jamás haya golpeado Filipinas, el gobierno del entonces presidente Bignino Aquino III se comprometió a construir 205.000 viviendas para dar cabida a aproximadamente un millón de personas que viven en zonas costeras peligrosas.
La semana pasada, la vicepresidenta Leni Robredo, recién instalada como jefa de Vivienda y del Consejo de Coordinación de Desarrollo Urbano -una organización que supervisa varias agencias gubernamentales- admitió que solo se había alcanzado alrededor del 1% del objetivo.
"El informe que nos llega es que solo 25.000 viviendas fueron terminadas", dijo en conferencia de prensa. "De las 25.000 que se terminaron, 2.500 están ocupadas”.
Cuando se acerca el tercer aniversario de la catástrofe de Haiyan, cientos de miles de personas en Filipinas, incluyendo decenas de miles en Tacloban, siguen viviendo en zonas que el gobierno ha calificado como "no aptas para vivienda".
Entre ellos se incluye a los residentes de malecón que, como Arsenio, reconstruyeron sus casas después de la tormenta. Son chozas hechas con lo que encontraron en los escombros o lo que donaron organizaciones benéficas: contrachapado, arpillera y hierro corrugado. Algunas sobresalen en el mar, apoyadas sobre pilotes, y están conectadas a la tierra por tablas de madera.
Joyce Sierra, encargada de cabildeo de Social Watch Filipinas, dijo que muchos sobrevivientes del tifón Haiyan -conocido en el país como Yolanda- tuvieron que reconstruir sus vidas con poca o ninguna ayuda, lo que los sumió aún más en la pobreza. "Ahora ellos son aún más pobres y más vulnerables”, dijo.
Robredo acusa al “papeleo” por la falta de avances, en particular al procesamiento de documentos y títulos de propiedad de los sitios donde se construirían las casas. Y dijo que se coordinará con la Comisión de Auditoría y la Agencia Nacional de Desarrollo Económico (COA) para ver si se puede reducir la burocracia.
La lenta rutina es frustrante para la gente que, como Glenda Nibasa, un ama de casa que vive en la comunidad Picas de Tacloban, propensa a las inundaciones. Mientras espera que el gobierno le proporcione un hogar adecuado, vive en un refugio temporal proporcionado por la ONG World Vision.
"Si el gobierno nos quiere ayudar, ¿por qué hay tantos procesos? ¿Por qué simplemente no nos ayudan?", pregunta Nibasa.
Pero la construcción de casas nuevas no pone fin al problema. Incluso los sobrevivientes a quienes se les ofrece la posibilidad de trasladarse, a veces la rechazan, debido a que las zonas interiores seguras están lejos de su lugar de trabajo, por lo general en la industria pesquera. También temen que en sus nuevos hogares baje su calidad de vida.
"La rechazamos porque la zona está lejos de nuestro medio de vida y escuchamos que el agua no es buena", dijo Marissa Trebajo, quien vende pescado en el mercado del malecón para mantener a sus cuatro hijos.
Ildebrando Bernardas, jefe de la oficina de reducción y gestión del riesgo de desastres del gobierno de Tacloban, reconoce el problema con el suministro de agua y lo atribuyó a que no se había asignado a ningún organismo nacional para la solución de este tema. Ahora se están elaborando planes para suministrar agua a la reubicada "población" de Tacloban en el norte de la ciudad, dijo.
Bernardas agregó que se estaban teniendo en cuenta las preocupaciones de los sobrevivientes de Haiyan acerca de sus medios de vida y se les está brindando empleo y formación. A pesar de esto, no se puede garantizar que los que están siendo reubicados, en su mayoría pescadores, puedan continuar con el mismo trabajo.
En realidad, los que están ahora reubicados de forma permanente, que previamente habían dado su consentimiento, no querían moverse para no cambiar de vida, “somos pescadores”. “Pero ahora están allí y se sienten felices" dijo.
Por David Doyle por Irin, que forma parte de la red de desarrollo Guardian.
Fuente: The Guardian.

TAGS:  NOTICIAS DE SOCIAL WATCH – tomado de envio social watch

No hay comentarios: