foto

foto
fotografia de Italia , autor luis pedro mujica

domingo, 26 de febrero de 2017

CAMBIO CLIMÁTICO , COCHABAMBA SE ENCAMINA A DESIERTO

Los árboles desaparecen del paisaje: hay tres por cuadra
Hay “alarma” por falta de árboles | Daniel James
Violeta Soria
En esos días en que el sol parece quemar, el calor es insoportable y no llueve es inevitable pensar en la sombra y brisa de los árboles, unos aliados del clima que están desapareciendo del paisaje de Cochabamba. De hecho, el plan municipal de forestación y reforestación, que se presentó el 18 de febrero, establece que hay un “alarmante déficit de vegetación” por la deforestación, la falta de planificación y de participación ciudadana.
La pérdida de cobertura vegetal se refleja en la escasez de árboles: hay, en el mejor de los casos, tres plantas por cuadra. Así lo revela el diagnóstico del plan municipal de forestación y reforestación de la Alcaldía.
El estudio se realizó a través de una consultoría hecha por la ingeniera forestal Sarah Jiménez; la cientista ambiental, Karen Córdova y la planificadora del territorio y medio ambiente, Lucero Challapa.
Los lugares
La zona sur es la más afectada por la falta de árboles. La pérdida de cobertura se puede apreciar a partir de La Cancha y se agrava en K’ara K’ara y Uspha Uspha. En el norte la tendencia es de tres árboles por cuadra. 
Ni siquiera el 3 por ciento (2,58) del territorio del Cercado cuenta con áreas verdes. El plan estableció que sólo 357 hectáreas de las más de 13.854 del municipio tienen cobertura vegetal.
Los barrios que están en el norte, que forman parte de la Comuna Adela Zamudio, tienen más plantas con 102 hectáreas por la presencia de parques naturales y plazuelas que en el pasado priorizaron la vegetación.
En tanto que los barrios de zona sudeste, en la Comuna  Valle Hermoso, tienen la menor cantidad de árboles con 36 hectáreas de cobertura vegetal.
Otro aspecto que agrava la situación es que el 42,94 por ciento de la jurisdicción se compone de “suelo artificial”. Es decir, áreas impermeabilizadas por edificios, pavimento y otro tipo de construcciones que impiden que el agua de lluvia ingrese a los acuíferos subterráneos que, luego, abastecen a los pozos y vertientes. Hay una estrecha relación entre deforestación, sequía y la formación de “islas de calor” o espacios sin sombra, viento ni humedad.
Concepto de área verde
La ingeniera forestal reparó en las variantes que hay sobre el concepto de área verde.
De acuerdo al Plan de Uso de Suelos (PLUS 2016), existen 893 hectáreas de “áreas verdes” en la ciudad. Sin embargo, sólo 104,48 hectáreas; es decir, el 11,74 por ciento, corresponden estrictamente a este concepto. El resto son canchas deportivas de cemento, tinglados y otros sitios.
Hay 5,67 metros cuadrados de área verde por habitante, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugiere 15 de área verde arborizada por habitante y un mínimo de 9.
Los vecindarios de la comuna Adela Zamudio son los únicos que llegan al parámetro mínimo marcado por la OMS. Sin embargo, las más críticas son las comunas del sur: Alejo Calatayud, Valle Hermoso e Itocta.
Variedades
La ingeniera Sarah Jiménez observó que la composición florística de la ciudad también es deficiente, porque sólo cuenta con 25 especies. De acuerdo con Karen Córdoba, el 80 por ciento son exóticas y el 30 nativas.
Las especies predominantes son el ficus, fresno, lluvia de oro, paraíso, cipres vela y palmas canarias. “No hay niños que conozcan qué es el chilijchi, la jarka; el mismo algarrobo ya no es conocido”, remarcó Córdoba.
 Tareas municipales
Con el objetivo de revertir la falta de cobertura vegetal, el plan insta al municipio a encarar seis tareas urgentes. La primera elaborar un catastro de árboles, técnicamente conocido como un inventario forestal urbano. Además aprobar y reglamentar la “Ley del árbol urbano”, realizada en base a las recomendaciones del plan.
Entre las tareas también figura la creación de una unidad forestal encargada de hacer cumplir el plan de forestación, la coordinación institucional para ejecutar planes de forestación y campañas educativas en escuelas y universidades.
Un plan por 10 años
Una medida para evitar que los árboles desaparezcan del paisaje es sembrar 2 millones de plantas para cubrir el déficit, afirmó Córdova. El plan de forestación y reforestación prevé colocar 1,5 millones de árboles en los siguientes 10 años.
El plan se elaboró a partir de la oferta de plantas disponibles en los cinco viveros municipales que existen en el departamento.
Las consultoras advierten que la falta de árboles repercutirá en la falta de agua, aumento de temperaturas, menos humedad y la alteración del ciclo del clima.
No a la tala
Una integrante del colectivo “No a la tala de árboles en Cochabamba”, Rocío Estremadoiro, lamentó que un valle como Cochabamba se convierta en un desierto, una selva de cemento y un suelo depredado por la colectividad y por la “negligencia” institucional.
“Es una vergüenza que un valle como éste con semejante ecosistema carezca de árboles a consecuencia de las prácticas colectivas y las gestiones gubernamentales porque son ellas las que generan una visión de desarrollo donde el deterioro ambiental es la regla”, señaló.
Valoró que el plan fuera elaborado por profesionales y pidió a la Alcaldía “voluntad institucional” para cumplirlo. De igual manera, observó que si bien las autoridades municipales presentan el documento, por otro lado continúan las talas.
Priorizarán la forestación
Ante el déficit de árboles, el director de Medio Ambiente de la Alcaldía, Elvis Gutiérrez, informó que una de las primeras acciones para revertir esta situación  será  la plantación de 1,5 millones de árboles en los próximos 10 años.
Gutiérrez explicó que a partir de ahora todos los proyectos “de impacto” estarán acompañados de un proyecto de forestación. Asimismo, forestarán las 15 torrenteras de la ciudad, crearán una unidad forestal municipal, incrementarán mayor cantidad de personal y cisternas para el cuidado de las plantas y adquirirán un lote de 100.000 plantines para forestar este año.
 El director de Medio Ambiente indicó que Emavra forestará avenidas, parques y plazuelas; la Alcaldía se ocupará de las áreas protegidas y torrenteras.
Una vez que se apruebe la Ley del Árbol Urbano, las comunas se encargarán de intervenir las áreas comerciales.  
Por otro lado, trabajan en un convenio con la UMSS para que cada estudiante plante, cuide  un árbol y su trabajo sea considerado en su puntuación académica.
Déficit de vegetación
OPINIONES
SARAH JIMÉNEZ, CONSULTORA DEL PLAN MUNICIPAL
“El déficit de árboles es mayor en el sur”
El déficit de cobertura vegetal nos llama la atención principalmente en la zona sur del municipio. Obviamente tenemos cierta cobertura en la zona norte, pero no necesariamente es una que cumple su función de mitigación, es una que cumplió su ciclo de vida.
Algunos están añejos, otros por caer y varios están muriendo, eso es un peligro para la población. Lo que también nos llama la atención es el manejo silviculturar que nunca se dio. Hay que diferenciar, los árboles urbanos no tienen las mismas características de desarrollo de un árbol natural que en su naturaleza tienen mayores ventajas de crecimiento. En cambio, un árbol urbano está sometido a estrés del medio ambiente.
ELVIS GUTIÉRREZ, DIRECTOR DE MEDIO AMBIENTE DE LA ALCALDÍA
“La meta es forestar con 1,5 millones”
La meta es forestar con 1,5 millones de árboles en 10 años en todo el Cercado, identificando zonas para hacer bosques urbanos. Lo fundamental es que ahora vemos que los proyectos macros contemplan en su proyecto forestación. Eso va en la serranía de San Pedro, San Sebastián, río Rocha y Tamborada, son los tres corredores que tenemos para generar estos bosques urbanos. Forestaremos toda la avenida 6 de agosto. También está contemplado intervenir los puentes con Emavra. En todas las avenidas estaremos en los proyectos grandes.
 JOSÉ MARÍA LEYES, ALCALDE DE COCHABAMBA
“Es un plan técnico, se tiene un catálogo”
Es un plan técnico que toma en cuenta qué tipo de árbol debemos tener en la ciudad, tomando en cuenta los factores climáticos.
No es lo mismo plantar en una acera que en un parque. No es lo mismo hacerlo en un jardín urbano que en un jardín ornamental. Ahora tenemos el catálogo para ayudar a la ciudadanía a reforestar nuestra ciudad; pero, además, saber cómo cuidar las plantas que estamos sembrando.

Ya hemos plantado más de 1.500 árboles y el plan maestro proyecta que en Cochabamba se planten más de 1,5 millones, pero ya de acuerdo a nuestro catálogo y especificaciones. Tomado de los tiempos de Bolivia 

No hay comentarios: