foto

foto
fotografía del sur de Argentina , autor luis pedro mujica

viernes, 3 de febrero de 2017

LEY DE HUMEDALES EN ARGENTINA

 Con media sanción de Senado, está más cerca la ley de protección de Humedales
02/02/2017 Por: Fernando Pino Solanas Senador de la Nación y presidente de la Comisión de Ambiente y desarrollo sustentable
Las recientes inundaciones, caracterizadas por su fuerte intensidad y recurrencia, así como las consecuencias, cada vez más evidentes, del Cambio Climático global, dan cuenta de la importancia que tienen los humedales como áreas de amortiguación y esponjamiento de las zonas inundables y valles de inundación natural de las cuencas del país, entre otras. Estos ecosistemas son de importancia vital para el desarrollo de la vida humana debido a su inestimable aporte en materia de bienes y servicios ecosistémicos, así como por su valor de legado para las generaciones futuras; todo lo cual ha sido reconocido a nivel internacional a partir de la suscripción del Convenio Ramsar en el año 1971.
Luego de un largo derrotero, el pasado 30 de noviembre obtuvo media sanción en el Senado Nacional nuestro proyecto de ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Humedales. Este proyecto supuso un amplio y extenso debate intersectorial que incluyó audiencias públicas y decenas de reuniones durante el año 2016. A pesar del compromiso público del presidente Mauricio Macri, en febrero del año pasado, el proyecto sufrió fuertes embates del oficialismo, acompañados por Senadores de algunas provincias (paradójicamente de las zonas del país hoy inundadas), para que no se sancione dicho proyecto.
Lo cierto es que existen fortísimas presiones del agronegocio y del lobby de la especulación inmobiliaria que pretenden que no exista ninguna normativa, por mínima que sea, que proteja los humedales.
Los Humedales son objetos de avance de actividades como la agricultura extensiva y el monocultivo de la soja transgénica. Existe una pérdida de estos ecosistemas a expensas de estas actividades que no son solamente destructivas, sino también altamente contaminante por los efectos que tiene el paquete tecnológico (agroquímicos, siembra directa, etc), propios del agronegocio, sobre la conservación de estos ecosistemas como de la calidad de sus aguas.
También vemos que los Humedales son objeto permanente de transformación por parte de proyectos inmobiliarios que avanzan sobre planicies de inundación de ríos y arroyos modificando las características de estos ecosistemas en términos de patrones y sistema de drenaje natural, generando modificaciones muy drásticas que terminan incidiendo en eventos de inundación sobre sectores generalmente muy vulnerables. En efecto, distintas cuencas de nuestro país están siendo severamente afectadas por el avance de negocios inmobiliarios que rellenan los valles de inundación y transforman drásticamente la geografía de la cuenca perjudicando la naturaleza del lugar, generando severas inundaciones en las localidades y barrios lindantes.
Lo cierto es que esta ley bien podría ser llamada “Ley Contra las Inundaciones”, atento el vital proceso que realizan estos ecosistemas para prevenir, mitigar y atemperar estos procesos. Los cuales, además, se ven ahora acelerados por el Cambio Climático Global. Se trata de ambientes que funcionan como verdaderas “esponjas” para la retención del exceso de lluvias y a su vez de liberación del agua en épocas de sequias. No es muy difícil recordar los trágicos eventos en distintos puntos del país, como La Plata o Luján, como tampoco las inundaciones que constantemente sufren y azotan a las zonas productivas y urbanas del litoral argentino y la pampa húmeda.
Este proyecto de ley reconoce la importancia de estos ecosistemas, promueve su conservación y uso racional para garantizar que sigan brindando la inmensa cantidad de beneficios que nos proveen, entre uno de tantos, provisión de agua y regulación del régimen hidrológico en las distintas cuencas del territorio nacional. En los hechos, se trata de una ley de regulación básica de humedales que procura un proceso que inicia con la realización de un inventario nacional de humedales tratando de reconocer las particularidades de los diferentes humedales presentes en la geografía del país, luego una clasificación de usos y actividades en función del nivel de afectación que ya tienen -o de fragilidad ambiental- mediante una política de ordenamiento territorial que está en manos de cada una de las provincias en las cuales estos humedales estén presentes.

Académicos e investigadores de diversas universidades nacionales, los más reconocidos especialistas, agricultores y organizaciones sociales de todo el país exigen la sanción definitiva de esta norma, ahora en la Cámara de Diputados de la Nación. No hay más excusas, toda demora habilita que estos importantes ecosistemas sigan siendo degradados y destruidos descontrolada e irremediablemente. Tomado de info sur sugerida en face de pino 

No hay comentarios: