FOTO

FOTO
la fotografía es de Cuba , autor luis pedro mujica

martes, 27 de marzo de 2018

158 POZOS DE PETROLEO EN PROBLEMA DE DERRAME EN COLOMBIA


Como el pozo Lizama 158, habría otros 38 en mal estado
La mancha de petróleo se ha extendido por la quebrada La Lizama desde hace 24 días. Solo hasta ayer el presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, se refirió a los hechos. FOTO AFP
Al medio centenar de niños que asisten a la escuela rural de la vereda Lizama 2, las vacaciones de Semana Santa se les anticiparon varios días. El brote de crudo y lodo, que desde el pasado 2 de marzo afecta al corregimiento La Fortuna de Barrancabermeja (Magdalena Medio santandereano) hizo inhabitable el lugar por los malos olores y el dolor de cabeza que produce.
Lo preocupante es que la crisis por el afloramiento de crudo y lodo del pozo abandonado Lizama 158 de Ecopetrol, fue solo uno de los tantos llamados de alerta que la petrolera ignoró. Un informe de la Contraloría en 2015 alertó que en 38 de sus yacimientos no se cumplió con el programa de abandono de pozos que establece la ley.
En este, las compañías tienen que asegurar el sellamiento de la infraestructura de modo que no cause luego desastres como el que ha ocurrido por 25 días en esta zona.
Se denotan “falencias en la planeación y gestión de los abandonos de pozos, actividad imprescindible para la conservación ambiental, así como deficiencias en la programación de los recursos financieros de corto plazo para tal propósito, puesto que en la mayoría de los casos, Ecopetrol argumenta falta de presupuesto para el cumplimiento de estas actividades”, recalca el informe.
Aunque entre estos 38 no estaba el 158, en un reporte de 2016 a la Agencia Nacional de Hidrocarburos, se llamó la atención sobre este pozo, al advertir que estuvo desde 2016 en suspensión por “por problemas mecánicos” y “fallas en el revestimiento o la construcción del mismo”.
No es lo único que Ecopetrol no atendió y no solo esta empresa de petróleo reaccionó tarde. Aún con las alarmas del brote de crudo, las autoridades ambientales tardaron 20 días en empezar a buscar responsables, pues, hasta la hora del cierre, Ecopetrol sigue sosteniendo su tesis de un movimiento telúrico como causante de la crisis; aunque recientemente anunció que en algunas horas explicara a profundidad su hipótesis.
Además, expertos de la Universidad Industrial de Santander, UIS, que están en el sitio sostuvieron que una sobrepresión en el yacimiento pudo ser la causa del afloramiento del crudo.
La Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, anunció ayer una indagación contra la empresa por su responsabilidad en evitar este desastre, del que el ecosistema demorará en recuperarse más de 20 años, según estimaciones de expertos.
“No acogieron el llamado de la Anla de actualizar el plan de contingencia. Son evidentes las pruebas de que no se respondió a esta contingencia con toda la capacidad que tiene Ecopetrol, algo supremamente grave”, recalcó el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo.
Sin embargo, puede que sea demasiado tarde para evitar un daño irreparable. Aunque Cormagdalena confirmó que no hay trazas de contaminación en el río Magdalena, el daño sobre las quebradas La Lizama y Caño Muerto deja una afectación al ecosistema aún incalculable.
La Corporación Yariguíes y el Cabildo Verde de Sabana de Torres, organizaciones ambientalistas, advirtieron que ya son 30 los kilómetros de afluente contaminados, 2.400 animales muertos y 1.200 rescatados. Aún así, esta todavía no es la máxima expresión del daño.
“Estas quebradas afectadas son amortiguadores, es decir que allí llegan a desovar los peces para luego ir a los ríos Sogamoso y Magdalena. Esto es lo que garantiza la economía pesquera y la salud de esta agua, el mínimo vital para los campesinos”, recalcó Leonardo Granados, miembro de la Corporación Yariguíes.
AFLORAMIENTO CONTROLADO
En la tarde de ayer, Ecopetrol comunicó que logró controlar el afloramiento de crudo y lodo en el pozo Lizama 158. El presidente de la petrolera, Felipe Bayón, estimó en 550 barriles la cantidad de hidrocarburo que cayó sobre los afluentes, mezclados con lodo.
Recalcó que más de 450 personas fueron encargadas para controlar la expansión de la mancha contaminante. Ecopetrol localizó 68 barreras.
JULIÁN AMOROCHO BECERRA Periodista bumangués del área digital de El Colombiano. Busco historias que demuestren que la realidad siempre supera a la ficción. Tomado de el colombiano

No hay comentarios: