foto

foto
fotografía del sur de Argentina , autor luis pedro mujica

miércoles, 30 de noviembre de 2016

AL MAL AÑO PARA LAS EMPRESAS DE BOLIVIA SE LE SUMO LA SEQUÍA

 Sequía, remate de un mal año para la empresa cochabambina
El congreso de evaluación del estado de las 13 cámaras que componen la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC).  | Carlos López
Enid López Camacho
Los diferentes sectores que componen la economía local califican como negativo el año 2016 y temen que la situación se agrave en 2017. La falta de consenso del Gobierno con el sector trabajador para definir políticas salariales, el acceso restringido a contrataciones estatales, el contrabando, la presión impositiva y la burocratización de trámites fueron los principales problemas identificados por los empresarios durante esta gestión. A estos problemas constantes de los últimos años, en 2016 se sumó la sequía.
Al menos siete sectores de la economía local decrecieron y se vieron  afectados en 2016.
"Este año ha sido bastante complicado porque en la mayoría de los casos ha disminuido preocupantemente el nivel de empleo formal, ha habido empresas que han cerrado, hay otras que han reducido personal", sostiene el presidente de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC), Federico Diez de Medina.
Muchos empresarios se vieron en la necesidad de reducir su capacidad productiva al 50 por ciento ante la ausencia de trabajo que se suscitó a raíz de la desaceleración económica del país, explica.
Por su parte, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Ronald Nostas, añade que existen sectores "muy deprimidos" porque fueron afectados por la sequía, el contrabando y la importación de mercadería. Sin embargo, añade que hay sectores que tuvieron un crecimiento "aceptable".
Según el asesor general de la Asociación de Avicultores (ADA) Cochabamba, Fernando Quiroga, la producción del sector se redujo en un 5 por ciento este año con relación a 2015 cuando se logró una producción por 520 millones de dólares. Quiroga explica que la gestión se caracterizó por la reducción de la demanda de pollo y la caída del precio del producto.
Por su parte, el presidente de la Federación de Productores Lecheros de Cochabamba (Feprolec), Jhasmany Medrano, sostiene que la producción lechera bajó de 450 mil litros diarios a 280 mil a raíz de la sequía, la falta de insumos, la carencia de políticas de incentivo al sector y los precios bajos.
El presidente de la Cámara de la  Construcción, Antonio Siles, afirma que su sector fue uno de los más golpeados, debido a que el Gobierno privilegió en un 85 por ciento la contratación de empresas extranjeras para las grandes obras públicas.
En tanto, el sector del transporte califica la gestión como negativa por los paros consecutivos en la frontera, la caída de las exportaciones y problemas carreteros.
Según el vicepresidente de la Cámara de Transporte, Luis Jiménez, se pierden 2 mil dólares por día por cada camión detenido.
El sector exportador es otro rubro golpeado. Según datos proporcionados por la Cámara de Exportadores de Cochabamba (Cadexco), el valor de las exportaciones de Cochabamba cayó por tercer año consecutivo, esta vez en 24,44 por ciento al primer semestre de 2016, mientras que en volumen la caída fue de 7,11 por ciento. Los rubros más afectados en cuanto a exportaciones fueron la minería, alimentos y manufacturas.
 En los últimos 10 años, las exportaciones cayeron en 18 por ciento. En 2006, se exportó un valor de 372,2 millones de dólares frente a los 304,9 millones de 2015. A septiembre de 2016, en Cochabamba cerraron más de 1.118 empresas por las políticas salariales implementadas por el Gobierno. Según datos de la CBEP, el contrabando representa 2.740 millones de dólares en el país que representa alrededor del 8,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), superando la cifra que genera el comercio formal del país. 
Perspectivas
Según Nostas, el sector privado del país espera que el crecimiento de 2017 sea superior en 1,5 o dos puntos porcentuales con relación al PIB del 2016. Su expectativa es que de manera conjunta el sector privado y el Gobierno logren un crecimiento equilibrado en los diferentes rubros que componen la economía nacional.
Sin embargo, el sector privado local considera que si el Gobierno no resuelve las problemáticas de fondo y persiste la sequía, en 2017 podría agudizarse la situación.
AVICULTORES Fernando Quiroga, asesor general de ADA
Hemos tenido la constatación de una reducción de la demanda. No hay duda de que el primer semestre de 2016, incluso hasta agosto, el precio del pollo ha estado bajísimo. No hemos podido lograr los objetivos económicos reales. Entonces ha habido una acción muy fuerte de efecto económico al desempeño de las unidades avícolas.
Lo segundo ha sido el efecto de la sequía a la campaña de maíz y sorgo de nuestros principales insumos que vienen de Santa Cruz. Esto ha sido tan dramático que la cosecha ha reducido muy fuerte la producción de maíz. Eso ha hecho estragos en el costo del insumo. De un valor de 52 bolivianos el quintal, ha llegado hasta 108. Desde ese punto de vista, ha sido el efecto negativo en resultados y una pérdida económica muy fuerte  por ambos aspectos: bajo precio de veta de pollo y alto costo de maíz. Entonces eso nos ha desequilibrado muchísimo y el efecto ha sido la reducción de la producción.
TRANSPORTE
Luis Jiménez, vicepresidente Cámara de Transporte
Esta gestión fue totalmente negativa. Se ha mostrado la reducción de la exportación y de las importaciones por el tema de permisos y autorizaciones. Esa reducción se traduce directamente en una reducción del trabajo nuestro. Si antes un camión en un mes hacía cuatro viajes, este año hizo sólo dos, es decir el 50 por ciento del trabajo.
Se tienen estimados de las pérdidas económicas. No se puede dar un dato con exactitud, pero por cada camión que se para perdemos alrededor de 2 mil dólares por día por temas de contrato, incumplimiento de tiempos, sobreestadía de contenedores… Eso traducido al comercio nacional, estimo que debe ser por encima de los 30 millones de dólares (sólo en el último paro).
Como transporte, en 2017 queremos trabajar un poco más en conjunto con la Aduana para que las medidas que se implementen sea en beneficio del comercio exterior.
CADEPIA Luz Mary Zelaya, presidenta de Cadepia
 Lastimosamente, para la pequeña industria nunca ha existido un apoyo real. En vez de abrirnos mercados, que es lo que más necesitamos, se van cerrando mercados.
No existen verdaderos mercados en nuestro departamento. Antes, teníamos las ferias productivas que ahora ya no existen en la plaza Colón.
Se ha reducido el crecimiento, han cerrado muchas empresas, estoy hablando del 10 por ciento de alrededor de mil que teníamos registradas. Esas empresas cierran o prefieren ser informales por la carga social, laboral… por todas esas cosas.
Otro problema es el contrabando que está matando a la producción nacional. El contrabando afecta al sector de marroquinería, cuero, artesanía, manufactura, textiles y alimentos.
Lastimosamente, ahora está llegando cualquier cantidad de productos alimenticios chinos de contrabando y con bastante químico que afecta a la salud.  
COMERCIO María Inés Carrasco, presidenta de la Cámara de Comercio
El 1 de mayo salieron decretos supremos, el 2752 y el 2751, donde existía una especie de prohibición para la importación de 399 productos tratando de proteger la manufactura nacional, pero, lamentablemente, estos productos que normalmente importamos han tenido una tramitología lenta.
Estamos hablando de que antes el importador que requería importar productos como agua mineral, como jugo de fruta directamente hacia su requerimiento, pagaba su impuesto y arancel y podía importar. Ahora tiene que pedir una autorización para importar.
Eso ha sido algo muy improductivo para nuestros asociados. Otro problema es la tramitología. Lamentablemente, muchas instancias gubernamentales están constantemente implementado nuevos trámites. Entonces las empresas se ven coartadas en su actividad comercial porque cada vez se implementan nuevos trámites para hacer una actividad.
CONSTRUCCIÓN
Según el presidente de la Cámara de la construcción, Antonio Siles, el sector constructor del departamento está concluyendo 2016 con una contracción del 20 por ciento y el incumplimiento de pagos a algunas empresas.
"Esperamos que eso pueda revertirse hasta fin de año y esperamos que el próximo año se dinamice más el sector, que haya más inversión pública y la contratación de empresas bolivianas sea el norte del Gobierno", indica.
Siles afirma que el Gobierno debe tomar en cuenta que son las empresas locales las que dinamizan la economía del país. Acota que la disminución de los ingresos de los Gobiernos departamentales influyó en el sector de la construcción. 
INDUSTRIA
Durante la última gestión, uno de los rubros más afectados de este sector fue la industria textil, que redujo su capacidad de generación de empleo en 10 veces. Antes, cada unidad productiva funcionaba con 10 obreros. Sin embargo, a la fecha, dos personas son suficientes.
Según la evaluación de la Federación de Entidades Empresariales privadas de Cochabamba (FEPC), el sector industrial sufrió un comportamiento volátil de la industria manufacturera en cuanto a su participación en el PIB.

El sector industrial registra una drástica caída de las exportaciones. Se reportó una desaceleración industrial por la falta de promoción y políticas para la inversión productiva por parte del Gobierno. TOMADO DE LOS TIEMPOS DE BOLIVIA 

No hay comentarios: