foto

foto
fotografía del sur de Argentina , autor luis pedro mujica

lunes, 26 de junio de 2017

RELACIÓN DIRECTA ENTRE INUNDADOS Y POBREZA

Vivir en la ribera, el desafío de subsistir con carencias y la amenaza latente del río
Crecida. Aunque el río no haya llegado a niveles de alerta, el suelo se encuentra impregnado de humedad y genera problemas.
Crecida. Aunque el río no haya llegado a niveles de alerta, el suelo se encuentra impregnado de humedad y genera problemas.
A las preocupaciones habituales de muchos barrios como el mal estado de las calles y la poca iluminación, se suman en La Tosquera la falta de vivienda, la pobreza y las consecuencias de la creciente que persisten aunque el agua haya bajado.
La situación de postergación que se advierte en el barrio Río Paraná y sobre todo en la zona de La Tosquera es una muestra de lo que sucede en varios otros sectores capitalinos. Sobresalen las dificultades en materia de servicios básicos y la falta de condiciones mínimas de calidad de vida. Lo cierto es que, esta realidad se recrudece en la parte más baja, cercana al río.
El Litoral recorrió la zona costera, donde las carencias se hacen aún más visibles que en la parte alta del barrio. Allí, en una de las bajadas de lanchas de La Tosquera, los reclamos vecinales se profundizan con pedidos de iluminación, arreglo del acceso, limpieza; pero también asistencia alimentaria y otras cuestiones para cubrir las necesidades más básicas.
Según los datos del último censo, cerca del 30% de las viviendas del barrio tiene al menos una necesidad básica insatisfecha. Este índice es uno de los más altos comparándolo con el de otros sectores de la ciudad.
Vivir en la costa del río representa para muchas familias, en cierto modo una posibilidad laboral a través de la ladrillería y la pesca pero, sobre todo, convivir constantemente con la angustia del nivel del Paraná. “Ahora no está tan alto pero llegó acá cerca el agua”, comentó María Angélica, señalando la parte trasera del terreno donde se asienta su precaria casilla. Persisten allí los restos de basura que va dejando el Paraná. “Tiro desinfectante pero siguen apareciendo víboras y muchos bichos”, relató angustiada. Además, la falta de redes cloacales repercute también en la salubridad de los vecinos de la zona.
El estado de la calle que baja hacia el río es otra preocupación importante. Al llegar al lugar se advierte la tierra removida y las zanjas laterales construidas recientemente. “Nos cansamos de pedir que rellenen y arreglen y hace pocos días recién vinieron”, comentó una vecina cercana. “El estado de las calles y la iluminación también es importante”, respondió otra persona consultada.
Destacan el trabajo de la organización Techo en el barrio, construyendo casas de madera a los más necesitados. “Hace falta mucha ayuda”, comenta angustiada Mabel, que vive junto con su esposo Rubén en la casa de otra familia, porque su vivienda se quemó hace poco tiempo. Aunque la provincia le construyó una casa nueva de madera, Rubén contó que “no podemos mudarnos porque no llega la energía eléctrica y no tenemos para terminar el contrapiso”.
La provisión de energía eléctrica es, también, una de las falencias del barrio y en la zona baja se agrava. “Una señora en la esquina tiene conexión y nos pasa a varios vecinos”, comentó una persona y agregó: “Le ayudamos con algo de plata para que pueda pagar la cuota”.
Las cuestiones de infraestructura, condiciones habitacionales y falta de servicios son la representación, en cierta medida, de la problemática económica y social que los mismos vecinos advierten y relatan. “Hay mucha pobreza acá y nadie se acuerda de nosotros, pasan de largo”, se lamentó una vecina.
Este comentario se replicó en varias otras personas que dialogaron con este matutino. La ausencia del Estado parece generar cierta resignación, intentando muchas veces solucionar por su cuenta problemas que no son su responsabilidad, como el acceso a los servicios básicos.

“Hay mucha necesidad acá”, resumió Mabel y relató: “Hace un tiempo nos comenzamos a juntar entre varias familias, cada una pone algún ingrediente que tiene, papa, fideo, arroz, y hacemos una olla de comida entre todos para poder comer porque a veces no alcanza”. Tomado de el litoral de ctes ar 

No hay comentarios: