foto

foto
fotografia de Italia , autor luis pedro mujica

viernes, 4 de noviembre de 2016

HAY QUE PARAR LA EMISIÓN DE GASES INVERNADERO EN FORMA URGENTE dice informe Naciones Unidas

 El mundo debe actuar con “urgencia” por el futuro del planeta Medio Ambiente
Los gases de efecto invernadero, uno de los grandes responsables del calentamiento global. | FOXNEWS Ginebra, Londres | EFE y AFP
Los Gobiernos deben redoblar “urgentemente” los esfuerzos para rebajar las emisiones de gases de efecto invernadero a fin de minimizar los “peligrosos” efectos del cambio climático, según un informe divulgado ayer en Londres por la Agencia de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP).
En vísperas de que entre en vigor el Acuerdo de París, el primer acuerdo universal y vinculante para hacer frente al calentamiento global, la Agencia advirtió en este documento de que antes de 2030 esas emisiones excederán en más de un 25 por ciento los niveles necesarios para mantener el calentamiento global por debajo del límite crucial de 2 grados centígrados.
Si no se produce una pronta reducción de esos gases “nocivos”, el planeta experimentará previsiblemente un incremento en su temperatura media global de entre 2,9 y 3,4 grados centígrados, aunque se implementen en su totalidad los compromisos pactados en el Acuerdo de París.
En él, los 195 países signatarios de la Convención Marco de la ONU sobre cambio climático y la Unión Europea se comprometieron a poner en práctica medidas diseñadas para evitar que la temperatura global sobrepase en 2 grados centígrados los límites preindustriales.
“Déjenme recordarles que aquí se trata del futuro del planeta Tierra y de los seres humanos; que hablamos del futuro de la humanidad”, subrayó ayer en la presentación de ese documento Erik Solheim, responsable de medioambiente de la ONU.
Más ambiciosos
El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos Zeid Ra’ad Al Hussein instó ayer a los países a ser “más ambiciosos” en su lucha contra el cambio climático. “Hay una clara desconexión entre la ambición declarada del Acuerdo de París de limitar el calentamiento a menos de dos grados y los compromisos asumidos por los países. Esa brecha debe ser cerrada”, dijo Zeid.
Los acuerdos recientes para eliminar los hidrofluorocarbonos y compensar las emisiones de gases de efecto invernadero de los aviones son positivos, pero no son suficientes, puesto que las temperaturas de los últimos tres años han superado las máximas de los registros históricos, reconoció el alto comisionado.
Para remediar la situación, es necesario que este marco legal, ratificado de momento por un total de 92 países, sea transparente, integre el respeto a los derechos humanos y pueda rendir cuentas a los países que incumplan lo acordado.
El representante de la organización internacional recalcó la importancia de la próxima Conferencia de las Partes (COP22), que tendrá lugar en Marraquech entre el 7 y el 18 de noviembre y en la que los estados debatirán qué medidas tomar para asegurar el cumplimiento del acuerdo climático, tales como financiación o intercambio de tecnología.
No obstante, Zeid instó a los países a tener en cuenta que los proyectos emprendidos a partir de la COP22, como podrían ser una apuesta por el uso de biocombustibles o la energía hidroeléctrica, “no perjudiquen a aquellos a los que están destinados a proteger”.
Además, el alto comisionado señaló que deben protegerse en especial los derechos de los grupos y las personas afectadas de manera desproporcionada por el cambio climático.
LLEGAR A LOS HECHOS
Los negociadores todavía tienen trabajo por delante porque el texto acordado por consenso en París tiene muchas imprecisiones que deben quedar aclaradas.
“La COP22 debe ser una conferencia de acción y puesta en práctica”, señala Tosi Mpanu-Mpanu, portavoz del grupo de países menos desarrollados.
Entre los temas que deben avanzar están: la definición de las reglas de transparencia entre los Estados, el incremento de la ayuda financiera a los países en desarrollo, la ayuda técnica para construir políticas de desarrollo “limpias” —energías renovables, transporte y vivienda menos devoradores de energía, nuevas prácticas agrícolas—, y la presentación de metas nacionales de cara a 2050.
“Lo más importante que estará en juego en Marrakech es ponerse de acuerdo sobre una fecha límite para decidir las reglas de aplicación del acuerdo, especialmente las reglas de transparencia”, estima Laurence Tubiana, la negociadora francesa. “2017, no sería realista, pero 2018 es posible”, dice.
Las reglas de transparencia se refieren a las informaciones que los países deberán suministrar sobre las medidas adoptadas para limitar sus emisiones, así como el avance de las ayudas estatales.

Paralelamente a una mayor transparencia, el acuerdo reposa sobre un refuerzo de los planes de acción de cada país, que van hasta 2025 o 2030. TOMADO DE LOS TIEMPOS DE BOLIVIA 

No hay comentarios: