foto

foto
fotografia de Italia , autor luis pedro mujica

lunes, 2 de enero de 2017

INUNDACIONES EN LA PLATA CAPITAL DE PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Inundaciones en La Plata: terminaron sólo un tercio de las obras prometidas
A más de tres años del fenómeno que dejó 89 muertos y miles de vecinos perjudicados, la provincia de Buenos Aires no cumplió con los trabajos anunciados y hasta aprobados por la Legislatura Maia
Jastreblansky,
Abril de 2013: miles de personas sufrieron la inundación. Foto: Archivo
"Ese día era feriado y yo había ido al cine con mi hija. Cuando terminamos, el nivel de agua y la desesperación eran tales que tardamos dos horas en salir. No pude llegar a mi casa y fuimos a un hotel para resguardarnos durante la noche." Luciano Pugliese no puede evitar las lágrimas cuando relata las horas del desastre en La Plata durante la inundación del 2 y 3 de abril de 2013, que dejó, según cifras oficiales, 89 muertos y miles de damnificados.Lleva más de tres años y medio luchando junto con su asamblea vecinal para que esa tragedia, tan evitable, no se repita. Pero igual recuerda el momento y se quiebra.
La Plata es un enorme tejido urbano emplazado sobre las cuencas de dos importantes arroyos y, por lo tanto, fácilmente inundable. Si bien el 2 de abril se registró un nivel de precipitaciones récord, la municipalidad careció de un plan de emergencia que podría haber evitado la pérdida de vidas. Desde que ocurrió la tragedia, las obras hidráulicas estructurales, que son la principal herramienta para paliar inundaciones, estuvieron atadas a los vaivenes electorales.
Tras las críticas inundaciones de abril de 2013 se prometió un enorme plan de infraestructura. Pero el avance de las obras se frenó cuando la gestión anterior supo que saldría del poder. Recién en el segundo semestre de 2016 el plan se volvió a activar, convirtiéndose en un nuevo caballito de batalla político.
Más notas para entender este tema
Hoy, sólo un tercio de las obras están terminadas. La nueva promesa es finalizar el proyecto troncal a finales del año que viene, aunque los vecinos se muestran bastante escépticos.
Un plan atado a la política
En julio de 2013, la Legislatura bonaerense autorizó al entonces gobernador, Daniel Scioli, a un endeudamiento por $ 1973 millones con el gobierno nacional para realizar las obras hidráulicas para la ciudad. Un plan mucho más ambicioso que todos los prometidos anteriormente. Meses después, la Legislatura aprobó otro endeudamiento por $ 1185 millones para el segundo tramo del plan de obras. Originalmente fueron proyectadas 58 obras, de las cuales 49 fueron licitadas y tienen distinto grado de ejecución.
Según un informe técnico de noviembre de 2016 al que accedió Chequeado, 17 obras (un 29,3%) fueron finalizadas, 15 obras (25,8%) están en proceso de ejecución, 9 obras (15,5%) están en proceso de licitación y en 3 obras (5,1%) fueron rescindidos los contratos con las empresas.
Hay 14 obras (un 24,1%) que están paralizadas por distintos motivos. Entre otros, porque aún hay familias que viven en el lugar de la obra, por dificultades con el tendido eléctrico de la ciudad o por simples atrasos en los pagos y falta de cumplimiento de las empresas.
Las primeras licitaciones demoraron muchos meses y las obras no se iniciaron hasta mayo de 2014.
La promesa era terminarlas todas antes de fines de 2015. Sin embargo, el actual subsecretario de Infraestructura Hidráulica bonaerense, Rodrigo Silvosa, dijo que "se dejó de pagar a los contratistas y las tareas quedaron congeladas". Y agregó: "Heredamos una situación de parálisis total. Los últimos pagos databan de agosto de 2015. Los vecinos se quejaban de que las obras estaban paralizadas y tenían razón. Pero se empezaron a reactivar a partir de junio de 2016".
Desde el sciolismo respondieron que "la persona con conocimiento del plan de La Plata era (el ex ministro de Infraestructura bonaerense) Alejandro Arlía", quien falleció en julio de este año. Tras dialogar con ex colaboradores durante las últimas cuatro semanas, no hubo una respuesta de la ex gestión.
Pero los números sí hablan. Entre mediados de 2014 y mediados de 2015, cuando la gestión anterior desplegó el aparato del Estado en la campaña presidencial de Scioli, las obras avanzaron en promedio un 48%. El último semestre de 2015, mientras se delineaba el nuevo panorama político, las obras alcanzaron un grado de avance promedio del 49,6%. Sólo un 1,6% más en seis meses. Desde que la gestión de María Eugenia Vidal asumió la gobernación, las obras alcanzaron un nivel de avance promedio de un 70,5%. Es decir, en 12 meses, apenas un 21% más.
Abril de 2013: perder todo y volver a empezar, la angustia de muchos vecinos. Foto: Archivo /
Rodrigo Néspolo
Plan de emergencia
Un estudio de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) propuso fortalecer lo que denominaron "obras no estructurales" para buscar una mejor convivencia de la población con las crecidas: planes de contingencia y de emergencia, que implican el entrenamiento de los equipos de Defensa Civil y de la población, "incluyendo mapas de alerta que indiquen las áreas inundadas y los lugares destinados a contener y recibir a la población afectada", dijo la universidad.
Consultado por Chequeado, Silvosa aseguró: "Hoy hay una Dirección Provincial de Gestión de Riesgo que no existía antes. Estamos colocando sensores en los arroyos y los vecinos están informados sobre qué deberían hacer en caso de inundación".
Sin embargo, tras mantener una reunión con Vidal y con el intendente de La Plata, Julio Garro, las asambleas de vecinos seguían desorientadas. "Las alertas son para los funcionarios, pero no para nosotros. La única alerta que emiten es que no hay que sacar la basura, nada más. Queremos saber el comportamiento del agua, conocer cuáles son los corredores seguros y los lugares de evacuación", señaló el vecino Hugo Gutiérrez Pon.
El trauma latente y el temor se hicieron evidentes el 19 de septiembre último. Un falso audio de WhatsApp se viralizó en La Plata y generó psicosis. En un día lluvioso con alerta meteorológica por fuertes tormentas, el mensaje advertía sobre la llegada de un tornado. Cerraron colegios, oficinas y comercios, y cientos de padres debieron retirarse antes del trabajo para refugiarse con sus hijos en sus casas. La información era falsa. Pero la historia se cerró de modo inesperado: el municipio hizo una denuncia penal contra la mujer que grabó la nota de voz.
Con la colaboración del equipo de Chequeado

Ver el informe completo en http://chequeado.com/  Tomado de la nación de ar