foto

foto
fotografia de Italia , autor luis pedro mujica

lunes, 23 de enero de 2017

DRAGADO RÍO URUGUAY HASTA PAYSANDU POR CANAL CASA BLANCA

El río Uruguay se hace navegable hasta Paysandú por canal de Casa Blanca
El dragado de apertura del canal de Casa Blanca superó la mitad de la tarea encomendada por la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) a la empresa belga Jan de Nul, ganadora de la licitación internacional. Por ende, resta entre una semana y media a dos de trabajo para cumplir con el contrato de llevar este tramo del río Uruguay a 19 pies para el acceso al puerto de Paysandú.
Así relatado, no surge en toda su magnitud la trascendencia de un emprendimiento reclamado desde hace décadas por las fuerzas vivas de Paysandú. Se genera un canal alternativo que pasa a ser el principal en toda época para el acceso al puerto sanducero, en cualquier situación del río, e incluso, de acuerdo con los técnicos, tiene la gran ventaja de ser autodepurante, es decir, no se aterra con sedimentos, como es el caso de Almirón y otros pasos del río Uruguay en los que es preciso efectuar un mantenimiento de profundidad permanente.
EL TELEGRAFO, junto con otros medios periodísticos de Paysandú, tuvo la oportunidad de visitar la draga Kaerius en plena tarea de apertura del canal de Casa Blanca --por deferencia de la empresa belga-- y seguir de cerca la marcha de esta tarea de carácter revulsivo para el transporte fluvial de la región.
Se trata de una inversión genuina en la mejora del instrumento logístico para las producciones de gran volumen, en una zona productora de materias primas de exportación. Asimismo, permitirá potenciar la proyección del enlace de transporte en contenedores y, eventualmente, graneles con el puerto de Concepción del Uruguay. El acceso de buques de mayor porte ofrece esta posibilidad y abarata costos de flete a los operadores.
DESARROLLO DEL PROYECTO
Tras haber finalizado, sobre fines de diciembre, las obras de dragado en el paso Montaña, la draga Kaerius de la empresa belga Jean De Nul, contratada por la CARU para el dragado de los fondos duros del río, comenzó a trabajar a partir del 1º de enero en la apertura del canal Casa Blanca.
Este canal para acceso directo alternativo al puerto de Paysandú insume una tarea de entre seis y siete semanas --ello depende de las condiciones del río-- y de acuerdo con proyecto que instrumenta la CARU, se llevaría a 19 pies en esta instancia, pero está de por medio la dilucidación del planteo de continuar el trabajo hasta dejarlo a una profundidad de 23 pies.
El dragado del paso Montaña a 25 pies insumió tres semanas y tuvo más dificultades que las previstas inicialmente, debido a que el suelo tenía mayor dureza que la estimada. En el caso de Casa Blanca, el trabajo abarca la zona entre los kilómetros 196 y 200 del río Uruguay. Es la primera vez que se draga este sector del río.
A su vez, los integrantes del Departamento de Navegación, Navegabilidad y Obras de la CARU, realizaron, entre el 30 de diciembre y 2 de enero, la batimetría correspondiente al posdragado del paso Montaña. En esta instancia, se controló la profundización y ampliación de solera realizada por la draga Kaerius entre las progresivas 166,7 y 168,7. Restaba recibir de la empresa Jan De Nul los planos batimétricos conforme a obra y los gráficos de los perfiles transversales y longitudinales a escala, a fin de efectuar la comprobación de que la obra está en condiciones según lo estipulado en contrato y, consecuentemente, realizar su recepción provisoria.
Todas estas tareas integran el Proyecto de Dragado y Balizamiento del Río Uruguay desde el kilómetro 0 al 87,1, incluyendo el canal de acceso al puerto de Concepción del Uruguay y los canales entre el kilómetro 87,1 y el 206,8 del puerto de Paysandú.
El 28 de diciembre, el Departamento de Navegación, Navegabilidad y Obras de la CARU informó que fueron realizados los controles de posdragado de los pasos Barrizal y Punta Caballos, efectuados por la Administración Nacional de Puertos (ANP).
UN LECHO NO DEMASIADO DURO PERO "ABRASIVO"”
Siempre se destacó que el suelo del canal de Casa Blanca, en sus tres kilómetros, era del tipo “duro” y que por lo tanto su apertura no podría encararse con las dragas tradicionales de “succión”, para lechos arenosos y de barro, como es la mayoría de los del río Uruguay. Por lo tanto, se contrató a la empresa belga, especialista en afrontar estas dificultades.
De acuerdo con lo indicado a EL TELEGRAFO por el capitán de la draga Kaerius, Jeroen Bakker, de nacionalidad holandesa, y la gerente del proyecto, ingeniera Bernardete Giménez, de Barcelona, el suelo horadando en Casa Blanca no es rocoso --algunos tramos pequeños sí lo son--, sino que se trata mayormente de una mezcla de pedregullo, arcilla, arena y gravilla muy densa, que frena el taladro o cabezal de la draga, pero que es sobre todo abrasivo. Es decir, ejerce fuerte desgaste sobre los dientes del cabezal, que deben ser reemplazados frecuentemente por los técnicos a bordo de la draga, donde se efectúan prácticamente todas las reparaciones.
La draga Kaerius trabaja durante las 24 horas en dos turnos de 12 horas del personal contratado por Jan de Nul. Este está constituido por unos 40 trabajadores belgas, holandeses, filipinos, indios, croatas y argentinos, con un puente de mando en el que se encuentran en forma permanente cuatro personas, con control computarizado de la operativa y un informe permanente a la dirección de la empresa. Esta, a su vez, periódicamente reporta a CARU sobre los avances y alternativas de trabajo.
FORMA DE TRABAJO
El capitán Bakker explicó que el cabezal del taladro, que es capaz de dragar hasta 20 metros de profundidad, tiene una velocidad de giro de entre 25 y 32 revoluciones por minuto, con un diámetro de dos 2,80 metros.
Sin embargo, la draga hace una sola pasada para abrir el canal de 19 pies y de entre 80 y 105 metros de ancho, según el trayecto recto o en curva. Por ello, el cabezal efectúa un desplazamiento semicircular que alcanza este ancho, mientras que la draga se mueve sobre un pivote que permite hacer un giro similar al del avance de una máquina bordeadora de cortar pasto.
Así, se establece un pilón principal y un pilón auxiliar. Primero, para proporcionar, por un lado, el punto fijo sobre el que la escala gira de un lado al otro y por otro, para proporcionar la resistencia necesaria para mantener el cabezal en el cuchillo del cortador. El pilón auxiliar solamente se utiliza para mantener la posición cuando es necesario reposicionar el pilón principal.
Además, la draga, para realizar el corte y succión del material, desplaza su cortador en dos movimientos simultáneos, uno rotacional y otro lateral. El giro del cabezal se consigue al estar fijado mediante una escala a un eje que propulsa el conjunto y permite el giro del cabezal cortador.
A su vez, el movimiento lateral se obtiene a través de un par de cables que hacen girar la escala de izquierda a derecha y de vuelta.
Para que este movimiento lateral sea posible, se requiere el uso de grandes anclas giratorias posicionadas a ambos lados del buque, de forma que esta fuerza de tracción, junto con el peso de la escala, proporcionan la fuerza necesaria para cortar el suelo.
Por último, los sedimentos dragados son succionados por la tubería y la ubicación de esta última depende de la posición de la draga. Está anclada por dos pontones y varias anclas para mantenerla en el lugar. Actualmente, tiene una longitud de 730 metros para dejar el material a escasos metros de la costa argentina, según dispuso la CARU.
OTROS DATOS RELEVANTES
La draga Kaerius tiene 86 metros de eslora y 17 de manga. Fue fabricada en China con base en un diseño proporcionado por Jan de Nul y operaba en Dubái antes de ser trasladada hasta Uruguay en un barco especial.
Su personal hace turnos de diez horas y se hospeda en el Gran Hotel Paysandú, por lo que consume en la ciudad. También se compran los insumos en Paysandú, en tanto las oficinas de Jan de Nul en el puerto han contratado personal de limpieza y de seguridad en nuestro medio.
El cabezal del taladro pesa 13 toneladas y cada diente pesa 15 kilogramos, pero hay por lo menos tres cabezales disponibles en la propia draga para que el trabajo no se detenga por dificultades técnicas o roturas.
Hay repuestos y materiales depositados en el puerto de Paysandú, pero se han trasladado varios contenedores a un predio cercano a la ciudad para contar con más materiales y repuestos, en caso de necesitarse. La draga consume entre 20.000 y 25.000 litros diarios de gasoil, y se reabastece cada 20 días. Se utilizan dos bombas, una sumergible y otra externa, para el transporte del material que se va sacando por la cañería. Hasta ahora, se removieron unos 800.000 metros cúbicos de material entre el paso Montaña y Casa Blanca, donde se llevan hechos
poco más de 1.600 metros de los casi 3.000 del total.
“PODEMOS LLEGAR A LOS 23 PIES”

Consultado por EL TELEGRAFO, el capitán Bakker dijo que efectivamente la draga está en condiciones de seguir profundizando, en esta instancia, el canal de Casa Blanca a 23 pies, si se concreta un contrato como procuran autoridades y fuerzas vivas sanduceras nucleadas en la Comisión Intersectorial pro Puerto Ultramar de Paysandú (Cipup). Igualmente, dijo que a priori no es posible determinar cuánto tiempo insumiría este metro adicional, “porque el cálculo se hace una vez todo terminado y ver cómo ha quedado para calcular el resto por hacer”. Tomado de el telégrafo de uy 

No hay comentarios: