foto

foto
fotografía del sur de Argentina , autor luis pedro mujica

domingo, 29 de enero de 2017

MUY MALA TEMPORADA PARA APICULTURA DE URUGUAY


“Terminando el mes de enero, los apicultores no hemos obtenido ni un kilo de miel”, dijo el presidente de Calapis
La situación climática y la constante aplicación de productos agroquímicos en plantaciones de soja han provocado que la problemática del sector apícola se acentúe en la región y en gran parte del país. Tan es así que, de acuerdo con lo subrayado a EL TELEGRAFO por el presidente de la cooperativa Calapis, José Rivero, “la gran mayoría de los productores terminando el mes de enero, no hemos sacado ni un kilo de miel”.
Aseguró sobre el sector que, hoy en día, “si está negro, es poco”, porque los precios “son horribles y tenemos una producción que es escandalosa, da miedo y dan ganas de largar todo”. El titular de la Cooperativa Agraria de Responsabilidad Suplementada de Apicultores Sanduceros indicó que sabemos que la soja “recién está comenzando a florecer y se está comenzando a fumigar, que es uno de los grandes problemas que enfrentamos”.
Aseguró que “si tenemos colmenas cerca de una soja --porque el país tiene más de un millón de hectáreas plantadas--, con la fumigación las mata a todas”. El problema que la producción apícola visibiliza es que los productores, técnicos y empresarios vinculados con el rubro de la soja --pero fundamentalmente el gobierno-- no han implementado “ponerse de acuerdo con el productor apícola”.
Entiende que “no es mucho trabajo ponerse de acuerdo, avisándole que mañana o pasado se va a fumigar y de esta manera nosotros nos preparamos de otra manera, tapando las colmenas o buscando la forma de que no se mueran las abejas. Pero esto hoy no se respeta y nadie tiene precaución ni cuidado del medio ambiente”, aseguró Rivero.
Para el productor, “es mucho más delicado el tema de la salud de la gente”, porque “los aplicadores no respetan nada y pasan con un avión o un mosquito por encima de tu casa o al lado y afecta directamente a la salud que, si vamos al caso, es mucho más importante que las propias abejas”.
Profundizó indicando que “mientras el gobierno siga sin darle pelota a nada, esto va a seguir sucediendo y no tiene arreglo”. Para demostrar que desde el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) no se está haciendo nada, exhibió ante EL TELEGRAFO una carpeta con denuncias de fumigaciones y la importante mortandad de colmenas.
Incluso comentó que el año pasado hizo una denuncia de fumigación en la zona del Aeropuerto “Tydeo Larre Borges”, donde se plantó soja “calle por medio, cuando hay una ley que dice que está prohibido plantar soja a 300 metros de un centro poblado, y no tuvimos ninguna respuesta”.
“Si tengo que pasarle la denuncia por la cara al ministro que sea, lo haré”, dijo muy ofuscado el productor, “porque tengo pruebas de que no se respetaron los 400 metros. La calle, me dijeron desde el ministerio, tiene más de 300 metros y fue la primera vez que escuché decir que una calle en Uruguay tiene más de 400 metros”.
Recordó que a poco más de 100 metros de donde se plantó soja había una casa de familia, con un niño alérgico. “La madre tuvo que salir corriendo a llevar a la criatura al hospital, porque se le estaba muriendo porque habían estado echando veneno en esa plantación, que con el viento que se dirigía hacia la casa. La situación se dio “en menos de media hora entre la aplicación y la salida de la madre de su casa”, según Rivero.
Consideró como otra falta de respeto la plantación de una soja por calle Guayabos, pasando el puente sobre el arroyo Sacra. “¡Cómo van a plantar en una zona que está llena de casas! Realmente no entiendo más nada y estoy seguro de que en cualquier momento la van a fumigar, por lo que me pregunto en dónde estamos parados y qué hace el MGAP ante todo esto”.

CLIMA
Señaló que otro gran problema que tienen hoy los productores es el factor climático. “Las altas temperaturas cercanas a los 40 grados hacen que la abeja no salga de su colmena”.
Argumentó que en su predio tiene alrededor de cinco hectáreas de trébol rojo que está “imponente” por el excelente estado de la pradera, “pero recorriéndolas, no puedo encontrar ninguna abeja, porque no hay humedad, no hay néctar”.
 MALA SITUACIÓN
Las pequeñas empresas y cooperativas, como Calapis, “en gran parte están pasando por una muy mala situación financiera, porque no está fácil para nadie en este país”, precisó el titular del emprendimiento sanducero.
“Estamos viviendo en el día a día y en carne propia la situación de la que Calapis no es ajena”, dijo. Un claro ejemplo para la cooperativa apícola sanducera es que este año “no vamos a salir a comprar miel como en otros años, porque no tenemos dinero”. Y sostuvo que “para salir a competir con las empresas privadas, hay que tener dinero y en Calapis en este momento no lo tenemos”.
PRECIO
Para ilustrar la delicada situación de precio que hoy reciben los apicultores, Rivero graficó que desde hace más de seis años, “los productores estamos vendiendo la miel en el eje promedio de U$S 3, porque en algún momento se hicieron embarques a U$S 3,40, pero también ese año a U$S 2,70”.
“Hoy por hoy, la miel se está pagando con todos los aumentos de costos, que se fueron por las nubes, en torno a U$S 1,60 y U$S 1,70”. Y explicó que, años atrás, “para efectuar la tarea de cosecha llevábamos a una o dos personas, pero hoy tenemos que hacerlo solos, porque los números no cierran”.

Además, “vamos a hacer una cosecha en el año, cuando tiempo atrás hacíamos hasta tres cosechas en el año. Este 2017 haremos una y pobre, porque ni siquiera sabemos si vamos a cosechar miel”, afirmó. TOMADO DE EL TELEGRAFO DE UY 

No hay comentarios: