foto

foto
fotografía del sur de Argentina , autor luis pedro mujica

miércoles, 7 de diciembre de 2016

BACTERIAS DE LA LAGUNA DE ALALAY BOLIVIA

 Hallan más bacterias y alto nivel de gases en Alalay
El científico de la UMSS, Jorge Quillaguamán, coloca bacterias en un laboratorio. | Fernando Balderrama
Una muestra de las bacterias halladas en la laguna Alalay. Algunas blancas, amarillas circulares y ovaladas. | Fernando Balderrama
Comparación: un recipiente de bacterias tratadas con cal y otro con microorganismos. En el primero algunas se adaptan.  | Fernando Balderrama
Los frascos con muestras de amonio y fosfato de la laguna Alalay en el laboratorio de Biotecnología de la UMSS, ayer.  | Fernando Balderrama
Violeta Soria
El lodo de la laguna Alalay, que desde hace un mes emana un olor desagradable y provoca malestares, presenta altas concentraciones de amonio y fosfato. También contiene gran cantidad de cianobacterias o toxinas, según los primeros resultados de  los estudios de la comisión científica de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) y la Universidad Católica Boliviana (UCB). 
El estudio advierte que además de las cianobacterias que mataron a los peces cuando empezó la crisis de la laguna en marzo hay “muchas otras” bacterias que requieren pruebas de ADN para ser identificadas, informó el docente investigador del centro de Biotecnología de la UMSS, Jorge Quillaguamán.
El científico informó que el amonio y fosfato son nutrientes que sirven de alimento para las bacterias. Las inducen a crecer y dividirse, después toman el oxígeno del lodo, el agua y ponen en peligro la biodiversidad.
Las bacterias “liberan” ambos compuestos del lodo y producen mal olor. El amonio se convierte en un gas incoloro y repulsivo.
Las investigaciones también concluyeron que la cal es una de las alternativas más eficaces y baratas para tratar el lodo.
Resultados
El 28 de noviembre un equipo de técnicos de la UMSS y UCB  tomó muestras de tres sectores. Primero del noroeste frente a la Felcc, segundo al noreste por la parada de la Línea Q y tercero al sud por el Campo Ferial .
Quillaguamán indicó que las concentraciones de amonio en la primera zona alcanzan los 11,7 miligramos por litro; en el segundo a 41,1; y en el tercero 80. 
La concentración máxima de amonio en el agua debía ser de 1,15 miligramos por litro.
En cuanto al fosfato, los registros marcan 7,6 miligramos por litro en el primer sector; 6,2 en el segundo y 13,3 en el tercero. De acuerdo a Quillaguamán lo permitido es 0,1 miligramos de fósforo por litro. 
“Si es que se supera este límite, los microorganismos empiezan a crecer y estos toman el oxígeno del agua. Eso es precisamente lo que estamos viendo: que están creciendo mucho y están tomando el oxígeno”, señaló.
La zona sur de la laguna Alalay es la que presenta mayor concentración de amonio y fosfato por el ingreso de materia orgánica (aguas servidas).
Todavía faltan tres semanas de análisis.  “Una vez que tengamos la cantidad de metales pesados se podrá saber si el lodo es o no tóxico”, señaló el investigador.
Otros microorganismos
 Las bacterias observadas en el laboratorio de la UMSS son de diferentes formas, tamaños y colores. Algunas tienen el contorno de una nube. Son anaranjadas intensas y algunas blancas.
De acuerdo a Quillaguamán es “imposible” identificar el tipo y número de estos organismos sin realizar un análisis de ADN en laboratorio.
En la misma línea, estudios elaborados por la UMSS y plasmados en el documento “Análisis de la problemática de la laguna Alalay y el río Rocha, protegiendo la biodiversidad”, las concentraciones elevadas de fosfato contribuyen al crecimiento de algas y bacterias llamadas cianobacterias, que son tóxicas.
Sin embargo, la combinación de amonio y fosfato, en grandes cantidades, induce a otro tipo de bacterias. “Todos estos microorganismos consumen el oxígeno disuelto en la laguna, siendo su efecto más peligroso durante la noche”, señala el documento.
Ante este panorama recomendaron no realizar procesos de aireación en la cubeta, promover procesos de nitrificación y desnitrificación de las aguas para eliminar ambos compuestos, evitar la contaminación del río Rocha y analizar el agua que ingresa.
La solución
El tratamiento del lodo con cal es “una” de las alternativas que ensayaron en el laboratorio. Este compuesto elimina el olor y disminuye la cantidad de bacterias.  Sin embargo, durante las pruebas verificaron que las bacterias “poco a poco se adaptan”,  por la cual, sugieren extraer los lodos, tratarlos con cal en un máximo de 24 horas y luego trasladarlos a un centro de aislamiento protegido con geomembranas.
La Unidad de Limnología de la UMSS analiza las cianobacterias y el Centro de Agua y Saneamiento Ambiental (CASA), metales pesados, concentraciones de fósforo y nitrógeno. Los resultados estarán en tres semanas.
La laguna registró su peor desastre ambiental en marzo con la muerte de miles de peces a causa de las cianobacterias. En noviembre la situación empeoró.
EL RÍO ROCHA
La descontaminación de la laguna Alalay también pasa por el saneamiento de las aguas del río Rocha, principal aportante de este embalse urbano.
El docente investigador del centro piloto de Biotecnología de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Jorge Quillaguamán, propuso aplicar un sistema de “nitrificación y desnitrificación” para depurar el río Rocha.
El sistema podría ser instalado en cada industria y granja que echa sus aguas directamente al afluente e incluso en los condominios. Se requiere de bioreactores.
En una primera etapa se precipitan los sólidos del líquido contaminado; luego, el agua se lleva a piscinas donde es aireado para liberar el amonio.

Después de este procedimiento, las aguas son filtradas con arena y carbón activado para eliminar bacterias. Como resultado la demanda bioquímica de oxígeno (DBO), el  fosfato y el amonio reducirán o serán eliminados para mejorar la calidad del agua del río Rocha. TOMADO DE LOS TIEMPOS DE BOLIVIA 

No hay comentarios: