foto

foto
fotografia de Italia , autor luis pedro mujica

domingo, 4 de diciembre de 2016

LAS PRECIPITACIONES CONTINÚAN APUNTALANDO SIEMBRA DE VERANO EN URUGUAY

La siembra de los cultivos de verano, y en especial de la soja por ser el cultivo de mayor área en el país, viene siendo apuntalada en su primera etapa por precipitaciones que llegan en excelente momento, y permite una interesante implantación.
Las lluvias registradas el pasado viernes en toda la región fueron muy positivas. Si las del sábado 26 llegaron en un momento oportuno y fueron abundantes en varios lugares, las del viernes resultaron más que interesantes por la forma en que llovió.
Desde el pasado lunes los agricultores ya tenían piso para ingresar a las chacras y efectuar la siembra de segunda de soja --la de primera está finalizada--, realizando la tarea con muy buena humedad para la correcta implantación de los cultivos.
La zona de mayor registro en el departamento de Paysandú fue en Guaviyú con 75 milímetros. En Santa Blanca fueron 64 mm, y tras una fuerte tormenta eléctrica, hasta el mediodía del sábado los productores de la zona permanecían sin energía eléctrica. En el kilómetro 122 de ruta 26 fueron 50, Arroyo Malo 26, Zeballos 20, en la zona de Merinos y Puntas de Arroyo Negro 15, en Facultad de Agronomía 13 y en Paso Guerrero 10 milímetros.
“Esto para los cultivos sembrados y praderas viene realmente muy bien”, señalaron a EL TELEGRAFO técnicos consultados, coincidiendo en que “por la forma mansa que cayó el agua viene muy bien, especialmente para quienes lograron sembrar en la semana anterior”.
Explicaron que “lo importante es que las lluvias continúen con esta frecuencia semanal, porque más allá de que puede detener por algunos días la cosecha de invierno –aunque la misma está bastante avanzada--, permitirá un correcto crecimiento de los cultivos”.
 ALTO PORCENTAJE “Un alto porcentaje de cosecha de trigo y cebada se ha realizado en el norte del país, que incluye los departamentos de Paysandú y Salto”, señaló a EL TELEGRAFO el ingeniero agrónomo Federico Nolla, “quedando muy poca área para levantar”. El responsable técnico para el norte de la empresa Agrocentro indicó que “además, lo que se está trillando sale con muy buena calidad, lo que nos deja contento, porque será una zafra que aportará a la renta para ayudar a los productores”.
Respecto a los rindes que se vienen obteniendo, dijo que “oscilan entre entre 3.000 y 4.000 kilos por hectárea tanto para trigo como cebada, incluso varias chacras por encima de 4.000 kilos”. Un factor a tener en cuenta en la presente zafra de invierno es que “prácticamente no existieron rechazos de granos a causa de la calidad. Algo de miedo teníamos porque estaban rindiendo bastante, y a veces se puede complicar en cuanto a proteína, pero hasta ahora no tuvimos rechazo”, acotó Nolla.
 MERCADOS En cuanto a lo que sucede con los mercados, las referencias locales por la soja, que el lunes pasado llegaron a ubicarse en torno a U$S 380 por tonelada, finalmente terminaron la semana operando en U$S 367 por tonelada.
Según establece la Cámara Mercantil de Productos del País, la soja exportación puesta en Nueva Palmira entre U$S 365 y U$S 380, y el trigo se ubicó entre U$S 135 y U$S 140. En tanto el maíz superior puesto en Montevideo, entre U$S 210 y U$S 220.
La soja en Chicago llegó a máximos desde julio de este año para ajustar con la liquidación de los fondos entre martes y jueves de esta semana. Los futuros de la soja y maíz no pudieron plegarse al efecto alcista del petróleo, cuyos precios rebotaron tras el acuerdo de la OPEP para recortar la producción. En Chicago los fondos decidieron tomar ganancias luego de llevar los futuros de soja a máximos desde julio. La demanda por la soja estadounidense se ha mantenido, aunque se irá moderando en la medida que los importadores chinos empiezan a tomar posición sobre la oferta brasileña. En ese país se espera que en algunas regiones ya comiencen las primeras cosechas sobre fines de diciembre, lo que permitirá adelantar el ingreso de la cosecha. Otro factor a atender en Brasil es la evolución del dólar, que el pasado jueves registró un fuerte salto ante los ruidos de la escena política, según informa Blasina y Asociados. Un dólar más alto hace más atractivos los precios en reales de la soja y eso incentiva la venta de la oleaginosa, lo que a su vez le pega a las primas. De esta manera, aumenta el descuento entre los precios regionales y los futuros en Chicago.
 TRIGO En el caso del trigo la actividad es mínima, ya que los exportadores y molinos esperan por tener más información sobre la calidad del grano. Se reportan rendimientos altos y también niveles menores de proteína, aunque todavía no hay una evaluación definida.
 RABOBANK Rabobank, el banco líder en análisis de materias primas, se mostró positivo en los precios para la soja en 2017, pero en trigo consideró que deberían darse reveses importantes en varias regiones del mundo para ver una recuperación significativa. En maíz advirtió sobre la posibilidad que China se transforme en un exportador neto del cereal debido a sus muy voluminosos stocks.
Para el trigo, Rabobank manejó un valor sobre el último trimestre de 2017 en U$S 169 por tonelada, un precio superior al actual en Chicago aunque levemente por debajo de lo que marcan los futuros para el cierre del año próximo. “Un shock relevante de producción en al menos dos de las mayores regiones trigueras se requiere para recortar sustancialmente los stocks y llevar a un alza en los precios”, indicaron los analistas del banco en su informe de proyecciones para 2017.
Rabobank prevé una producción mundial de trigo 2017/2018 de 727 millones de toneladas, apenas 1,4% inferior al ciclo anterior. Si bien el consumo global crecería por noveno año consecutivo, no sería suficiente para una reducción considerable en los stocks.
Las existencias mundiales de trigo se mantendrían en niveles cercanos a los 250 millones de toneladas, equivalentes a cerca de cuatro meses de oferta. El mejor escenario para el último trimestre de 2017 es de U$S 191 por tonelada y el más bajista de U$S 147 por tonelada.

Para la soja, el banco prevé que en la primavera del hemisferio Norte los precios vuelvan sobre U$S 393 por tonelada, por encima de la curva de futuros que marca China. Rabobank remarcó que la demanda continuará firme, alentando los precios con importaciones chinas que se acercarían a los 90 millones de toneladas. “La demanda global por soja se mantiene muy fuerte, liderada por la expansión de producción de proteína animal y un incremento de 6,6% en la molienda durante los últimos tres años”, señala. TOMADO DE EL TELEGRAFO DE UY 

No hay comentarios: