FOTO

FOTO
la fotografia es de la Paz Bolivia 2017 , autor luis pedro mujica

viernes, 9 de diciembre de 2016

CRISIS AMBIENTAL EN MEDELLIN COLOMBIA

Actuar ya para evitar otra crisis de calidad del aire en Medellín y el área metropolitana
Con el pronto inicio de la temporada de sequía, lo más probable es que vuelva a ocurrir un nuevo episodio crítico de contaminación por polución en el Valle de Aburrá. FOTO DONALDO
ZULUAGA
Antes, cuando se hablaba de contaminación en el Valle de Aburrá siempre señalábamos al río Medellín y la mayoría los esfuerzos se enfocaban en la limpieza del principal cuerpo de agua de la región. A principios de este año, la ciudad enfrentó otro problema de contaminación del que siempre se había sido consciente, pero que que fue ignorado hasta que tocó respirarlo: la pésima calidad de aire del Aburrá.
La contingencia atmosférica que sufrimos entre marzo y abril de 2016 y que seguramente se volverá a repetir con cada temporada de sequía que se presente, no es una problemática de la autoridad ambiental o las administraciones municipales; esto tiene que ser un compromiso mutuo entre el sector privado, los gremios de transporte, la academia, la institucionalidad y los ciudadanos.
Desde lo público
“A pesar de todos los esfuerzos y del plan de descontaminación del aire que tenemos desde el 2011, el cual define las medidas estructurales de corto, mediano y largo plazo, debemos seguir trabajando de manera coordinada con el Gobierno Nacional, en programas que incentiven más la chatarrización y la reconversión a gas de muchos vehículos. Igualmente, los 10 alcaldes que conforman la junta metropolitana le están pidiendo a Ecopetrol que vuelva a revisar la calidad de los combustibles que están ingresando a las estaciones de servicio ubicadas en el Valle de Aburrá”, comentó María del Pilar Restrepo, subdirectora Ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.
Para la entidad, las políticas públicas también deben fortalecer la consolidación del sistema integrado de transporte público y sostenible. Por ejemplo, si en las zonas altas de Medellín y los demás municipios no se cuenta con soluciones como EnCicla, ciclorrutas o buenos senderos peatonales, las personas van a seguir prefiriendo el uso de motos y carros particulares.
“El Área está trabajando para construir más kilómetros de ciclorrutas, rutas camineras y exigir la adopción y cumplimiento del Plan de Movilidad Sostenible (PMS) que deben tener las empresas con más de 200 empleados”, afirmó Restrepo.
Deber de la gran empresa
Desde hace 12 meses es obligación que todas las empresas con más de 200 trabajadores (directos e indirectos) con sede en el Valle de Aburrá, deben formular su PMS, que provea soluciones de movilidad y que tengan el potencial de mitigar los impactos ambientales al aire generados por los desplazamientos que realizan los trabajadores hacia y desde su lugar de trabajo.
Según el artículo 14 —Formulación de planes de movilidad sostenible— de la Resolución Metropolitana número D-2381 del 30 de diciembre de 2015, “dichos planes deberán ser desarrollados teniendo en cuenta estrategias como el teletrabajo, comparte tu carro, pico y placa, horario flexible entre otras y establecer metas cuantitativas de reducción de consumo de combustibles o número de viajes realizados por los empleados y disminución de emisiones contaminantes”.
Por otra parte, aunque los centros de diagnóstico automotriz de la región vienen trabajando de manera conjunta con la autoridad ambiental; todavía hay algunos que expiden el certificados de emisión de gases sin revisar el vehículo y lo envían por correo.
CAMILO TRUJILLO VILLA Periodista de la Universidad de la Sabana. Experto en temas de movilidad, transporte, infraestructura, desarrollo sostenible y gobierno. No hay historia pequeña. TOMADO DE EL COLOMBIANO


No hay comentarios: