FOTO

FOTO
la fotografia es de la Paz Bolivia 2017 , autor luis pedro mujica

martes, 20 de diciembre de 2016

MITOS SOBRE LA BANANA

Suele quitarse erróneamente de las dietas adelgazantes, y poco se sabe sobre sus aportes y beneficios a la salud
La banana o plátano es una fruta rica en azúcares y fibra. Suele creerse que engorda porque contiene almidón y por eso, a veces, se omite. Sin embargo, lo que hay que tener en cuenta es que el organismo, para procesarla, precisa más energía que para procesar otras frutas. Es decir que, por lo tanto, el ingreso energético y el gasto de trabajo del organismo son proporcionales.
Por otro lado, la banana produce mayor sensación de saciedad que otras frutas con más agua y menos almidón. ¿Si engorda? Como todos los alimentos cuando se consumen en exceso.
La banana es, además, fuente de potasio, magnesio y ácido fólico. Por ello, es aliado de los deportistas, ya que contribuye a la prevención de calambres y constituye una colación energética.
Una banana media aporta unas 130 Kcal, una cantidad razonable, ya que una manzana grande tiene solo 10 Kcal menos.
Apenas contiene proteínas y grasas, es pobre en sodio. También tiene algo de hierro, betacaroteno, vitaminas del complejo B, vitamina C y algo de vitaminas E y A. La presencia de estas tres últimas, la convierte en una "fruta-salud", con propiedades levemente diuréticas y laxantes, energética y remineralizante.
Las bananas son muy ricas en hidratos de carbono, por lo que constituyen una buena fuente de energía para el organismo. Son muy indicadas en las dietas de bebés, niños, deportistas o cualquier persona que busque una colación sana.
Su capacidad saciante no debe confundir y hacer pensar que engorda y que es una buena opción excluirla de la alimentación. Es cierto que es uno de los frutos que más energía aporta, con unas 100 Kcal por cada 100 g, en comparación con las 60 Kcal por 100 g que aporta la manzana, o las 22 Kcal por cada 100 g de sandía. Sin embargo, la sensación de saciedad que 100 g de banana producen es mucho mayor que la de 100 g de manzana, y más aún que 100 g de sandía. Resulta muy raro querer comer dos bananas seguidas. Por lo tanto, comer una banana equivaldría a comerse un poco más que una manzana.
Más allá de eso, lo que seguramente pocos se han puesto a pensar es que 100 g de productos de repostería industrial aportan unas 400 Kcal y carecen de los minerales, las vitaminas, la fibra y los múltiples beneficios que la banana puede proporcionar.

Tomado de el observador de uy 

No hay comentarios: