foto

foto
fotografía del sur de Concordia ER Argentina , autor luis pedro mujica

domingo, 11 de diciembre de 2016

PREVISIONES CATASTRÓFICA PARA EL AGUA DE BOLIVIA EN 2017

 Prevén que falta de agua se agrave desde agosto
Mujeres reciben agua de cisternas en La Paz, la semana pasada. | Marka Registrada
La Paz En el peor escenario de sequía que Bolivia enfrentará en 2017, la crisis por la provisión de agua puede comenzar en agosto en lugar de noviembre como ocurrió este año, según un documento del Ministerio de Medio Ambiente y Agua.
Se trata de un resumen del “Plan de Acción de Emergencia en Áreas Urbanas con Déficit Hídrico” al que accedió ayer Efe y que fue presentado en noviembre pasado a organismos de cooperación internacional.
Los pronósticos muestran que 2017 puede ser la gestión con menos lluvias en ocho años y/o el período más seco en una década, afectando las represas de La Paz situadas en las zonas de Hampaturi, Incachaca, Milluni, Tuni y Achachicala.
En el peor de los escenarios, el embalse del Tuni podría estar en un 60 por ciento de su capacidad, el de Milluni en 40 por ciento y el de Incachaca en 40 por ciento, con lo que “la crisis empezaría en agosto de 2017”, según el documento citado.
Este 2016, los racionamientos de agua comenzaron en La Paz en noviembre pasado, afectando a más de 350.000 personas, sobre todo en las zonas este y sur de la ciudad, sede de Gobierno.
Hace unos días, el presidente Evo Morales dijo que debe debatirse cómo se enfrentará en 2017 el problema de la sequía. “El próximo año puede ser peor y para lo peor hay que estar preparados”, advirtió el Mandatario en un discurso.
También hay alertas y previsiones preocupantes para las ciudades de Sucre, Cochabamba y Potosí, donde, no obstante, ya se sufre una grave escasez.
El Gobierno de Morales ha hecho conocer, en ese entonces, a la cooperación internacional que se requieren 230 millones de dólares para financiar la construcción de canales, presas, pozos, aducciones y realizar trasvases en La Paz, Sucre, Cochabamba y Potosí.
 La sequía persistirá
Al margen de la falta de agua para consumo, 2017 se caracterizará por la escasez de lluvias y la consecuente persistencia de la sequía, sobre todo en el occidente del país. Así lo vaticinó hace unos días el meteorólogo argentino Juan Minetti, en una charla en Santa Cruz.
Según el experto, el oeste boliviano, al igual que el argentino, se hallan desde 1980 con una tendencia gradual hacia la sequía.
El experto dijo que en la parte occidental hay una “presión por parte de una zona anticiclónica subtropical, que está con una actividad creciente”. Además, “los desiertos se expanden en forma importante” y ambos fenómenos implican escasez de lluvia, explicó.
“La situación es alarmante y va a seguir siendo alarmante”, dijo Minetti, a tiempo de aclarar que la situación en el oriente será distinta, puesto que en diciembre y los dos primeros meses de 2017 se normalizará la cantidad de lluvias. TOMADO DE LOS TIEMPOS DE BOLIVIA


No hay comentarios: