foto

foto
fotografía del sur de Concordia ER Argentina , autor luis pedro mujica

martes, 3 de enero de 2017

EUROPA FABRICA PESTICIDAS QUE PROHÍBE USAR , un gran negocio

Europa fabrica y exporta pesticidas, pero tiene prohibido utilizarlos
Fuente: The New York Times País/Región: Europa
La fábrica está en un pueblo industrial, verde y accidentado, y celebró recientemente su centenario. Produce paraquat, uno de los herbicidas de mayor duración en el mundo, pero que no se puede comprar en esta parte del norte de Inglaterra, ni en el resto de Gran Bretaña ni en la Unión Europea (UE). Así que se mandará a Estados Unidos o a otras partes del mundo donde todavía se permite rociar el paraquat sobre la hierba.
El paraquat ha sido polémico desde tiempo atrás porque se usa para suicidarse; un sorbo puede ser letal. Ahora los reguladores en EE.UU. están luchando con una ola de investigaciones que lo vincula con un efecto menos evidente inmediatamente: el mal de Parkinson. En unos documentos poco difundidos del Departamento de Protección Ambiental (EPA, por la sigla en inglés) puede leerse: "existe un enorme cuerpo de datos epidemiológicos sobre el uso del dicloruro de paraquat y la enfermedad de Parkinson. Se está sopesando si se sigue permitiendo que se rocíe el químico en las tierras de cultivo estadounidenses, aunque no se espera que haya una decisión antes de 2018, y no está claro cómo el gobierno de Donald Trump verá el asunto".
En casa, no
Son muchos los países que prohíben el paraquat y otros químicos, pero permiten que se fabrique, siempre y cuando se exporte a campos muy lejanos. La planta de Huddersfield es propiedad de Syngenta, un gigante de los pesticidas que tiene su sede en Suiza, donde no se permite el paraquat desde 1989.
Hasta el gobierno de China, un país al que no se conoce por sus regulaciones ambientales, aseguró en 2012 que eliminaría el paraquat "para salvaguardar la vida de la gente". Sin embargo, continúa permitiendo su producción para exportación.
En contraposición, su uso está repuntando en EE.UU., particularmente en los campos de soja, donde la cantidad utilizada se cuadruplicó en la última década, según el Departamento de Agricultura de EE.UU. El herbicida más popular es Roundup, de Monsanto; se utilizaron unos 220 millones de libras de su ingrediente activo el año pasado en EE.UU. según el EPA.
Pero las hierbas se están haciendo resistentes, y se comercializa al paraquat como una alternativa. Se utilizaron siete millones de libras el año pasado en casi 15 millones de acres de EE.UU., reconoció Syngenta.
El paraquat es solo uno de las veintenas de pesticidas prohibidos en Europa pero que se venden fuera de ella. En 2013, la UE impuso una moratoria a insecticidas de uso generalizado que fabrican Syngenta y Bayer, el gigante alemán, vinculados a un descenso de la población en las colonias de abejas. En 2003, la UE prohibió uno de los herbicidas más populares en EE.UU., el atrazina, de Syngenta.
A menudo, los ejecutivos del sector y académicos que reciben fondos de empresas agroquímicas critican a los reguladores europeos por adoptar un enfoque preventivo en la normatividad. Sin embargo, el paraquat muestra cuán compleja puede ser la cuestión del riesgo. El vínculo con el Parkinson se ha demostrado en estudios que se remontan a más de dos décadas, pero la investigación en los últimos cinco años ha incluido un estudio prominente de los Institutos Nacionales de Salud y un metaanálisis de un enorme cuerpo de investigación sobre la exposición de los granjeros que rocían paraquat, así como de personas que viven cerca de donde se utiliza.
"Los datos son abrumadores", comentó Samuel M. Goldman, epidemiólogo del sistema de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos en San Francisco, quien ha estudiado la conexión. "Yo no soy agricultor, no necesito eliminar las hierbas, pero tengo que creer que existen opciones menos peligrosas", reclamó. Freya Kamel, científica en una de las ramas de los Institutos Nacionales de Salud, también ha estudiado el tópico y encontró que la amplitud de la investigación era "casi tan persuasiva como estas cosas pueden serlo". "No se trata de un juego de niños; nunca lo es -resaltó Kamel-. Pero para mí el peso de la evidencia indica que existe una relación". Añadió que debería prohibirse el paraquat.
De los fabricantes
Hace mucho que Syngenta rebate el vínculo con el Parkinson. Philip A. Botham, jefe de seguridad en los productos de Syngenta, aseguró: "nunca comercializaríamos, ni seguiríamos comercializando ningún químico que pensáramos que, genuinamente, representara un riesgo para la salud o un riesgo para el ambiente".

"Nuestro punto de vista sobre esos estudios es que son interesantes -no los descartamos-, pero solo generan una hipótesis interesante que vale la pena explorar", subrayó. TOMADO DE FACE  NUESTRAS CIUDADES 

No hay comentarios: