foto

foto
fotografía de Concordia ER Argentina , autor luis pedro mujica

jueves, 22 de septiembre de 2016

NUEVOS RECURSO EN PERU PARA EDUCACION AMBIENTAL

EDUCACIÓN AMBIENTAL
Más que verde
Espacio de Vida (EsVi) es el nuevo recurso pedagógico que implementa el Ministerio de Educación para las escuelas primarias del país. Es una mirada integral que buscasembrar valores sobre la vida y cuidar la naturaleza.

José Vadillo Vila Fotos: Dante Zegarra
Hace mes y medio que la profesora Yesenia Vega, los padres de familia y los 26 alumnos del 3° B trabajan la parcela. Era un terreno olvidado al lado de un árbol, de la maleza, de la basura. Un espacio entre las aulas del colegio Hipólito Unanue y la calle que da a los edificios de Mirones, en el Cercado de Lima.
El colegio convocó a los padres para realizar la limpieza total del espacio, remover la tierra e implementar las parcelas y los cercos para darle vida al Espacio de Vida o EsVi. Los padres son pieza clave para este recurso pedagógico relacionado con el cuidado del medioambiente: en casa y en el colegio deben de ayudar a sus hijos.
Biohuertos
En Mirones y alrededores no hay muchas áreas verdes, me lo confirma Claudia Luque, quien es madre de familia y tiene una niña que lleva al papá fotos de cómo va quedando el biohuerto, con sus letreros, con sus piedras pintadas, con sus botellas recicladas que sirven de macetas.
En el Hipólito, las pequeñas parcelas del EsVi son 15, una por cada aula de primaria. Sirven a los chicos no solo para sembrar, regar y cuidar las semillas sino también para problematizar, desde distintas materias, mientras se turnan para cuidar el biohuerto.
Enseñanza vivencial
“Lo que se busca con EsVi es que los chicos tengan actividades significativas propias y sean ejecutores de su aprendizaje”, dice Irene Villanueva, subdirectora del Hipólito Unanue. “Así, remover la tierra es hablar del suelo y sus tipos, del ecosistema, del medioambiente, pueden escribir una composición literaria sobre lo que están haciendo. Inclusive hablar sobre sus derechos. Es una enseñanza vivencial”.
En el salón de tercero han hablado sobre la germinación. Mariela M. recuerda las clases de arte trabajando con pinceles y colores, decorando las botellas de plástico de litro y medio; luego a echarles tierra para convertirlas en macetas donde metieron en vasos de plástico transparente el algodón y las semillas que les proporcionó el colegio. Eso fue en la clase de ciencia y ambiente. Y en la de matemáticas, hicieron problemas en función a las columnas y parcelas del biohuerto educativo. Todas las áreas se articulan en el proyecto EsVi.
La meta de los 26 niños y niñas del 3°B es que en un par de meses puedan cosechar zanahorias, beterragas, lechugas, apios, culantros, rabanitos, y hacer una ensalada de verduras con la que los chicos sueñan.
“El objetivo es que el niño se apropie del trabajo que está haciendo y que tome conciencia del cuidado del medioambiente y lo cuide también”, dice la profesora Vega.
Mirada distinta
EsVi es una propuesta pedagógica de espacios de vida que promueve y articula el desarrollo e implementación de estrategias y metodologías de la educación con enfoque ambiental para la formación integral de los estudiantes y la conservación de los recursos naturales. En buen romance, que los escolares salgan del paralelepípedo del aula e interactúen con la naturaleza.
La propuesta EsVi forma parte del nuevo currículo nacional, aprobado en junio, y que deberá implementarse progresivamente en 2017. “Y uno de los enfoques importantes del currículo nacional es la conciencia ambiental; además, que los estudiantes tengan un perfil de vida activa y saludable. Son los enfoques sobre los cuales estamos avanzando y queremos que la conciencia ambiental entre, poco a poco, en todas las escuelas del país”, explica Verónica Caffo, directora de Educación Primaria del Ministerio de Educación.
Un EsVi va más allá que un área verde. Es un espacio dinámico, que va cambiando, es un recurso de aprendizaje. “Es importante que desde el primer grado aprendan en situaciones reales a valorar la naturaleza, la importancia de proteger la vida e interactuar con la biodiversidad de manera adecuada. Y el Espacio de Vida les da eso y los padres deben participar de distintos talleres y encuentros para que sepan cómo los chicos aprenden”, dice la directora nacional.
El programa también invita a los padres de familia a repetir con sus hijos los espacios EsVi en casa. No se necesita un área grande. Solo ingenio, material reciclable y un puñado de semillas. Y puede dar alegría a casa.
Datos
La Estrategia Nacional de Soporte Pedagógico, de la que forma parte EsVi, está en 3,218 colegios de 18 regiones del país. Busca mejorar los aprendizajes de estudiantiles en diversas materias por medio de la educación ambiental.
Los colegios deben hacer alianzas con la comunidad para que se puedan crear y mantener los espacios EsVi.
Esta semana, dos instituciones educativas de Lima inaugurarán oficialmente sus Espacios de Vida para institucionalizarlos como recursos pedagógicos en la gestión escolar. Tomado de el peruano 

No hay comentarios: