foto

foto
fotografía del sur de Argentina , autor luis pedro mujica

domingo, 25 de septiembre de 2016

INSEGURIDAD ALIMENTARIA EN ARGENTINA

Inseguridad alimentaria, una realidad más allá de la estadística de la pobreza
Ianina Tuñón Foto: Archivo
Un nuevo Indec informó el valor de la Canasta Básica Alimentaria estimada para una familia tipo, que se ubica en los $ 5175,92. Sin dudas, se trata de un dato muy relevante para avanzar en un adecuado diagnóstico del estado de situación de la población en aspectos que son esenciales para garantizar el sostenimiento de la vida, aunque el indicador no es suficiente. En ese sentido, las escalas de seguridad alimentaria pueden constituirse en medidas complementarias para el diagnóstico de las situaciones de mayor vulnerabilidad social.
Se entiende por inseguridad alimentaria una situación (un proceso, en rigor, como se explicará más adelante) en la que hay una disponibilidad limitada e incierta de la cantidad y calidad de los alimentos que permiten cubrir los requerimientos nutricionales de las personas, así como una disponibilidad también limitada e incierta de la habilidad para adquirirlos de un modo aceptable desde una perspectiva social y cultural.
A partir de la Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA) en 2015 se estimó que 46% de los niños en hogares bajo la línea de indigencia estaba en situación de vulnerabilidad en el acceso a los alimentos, y 20% sufría esa situación en un nivel severo. Entre los niños en hogares no indigentes la inseguridad alimentaria se estimó en 17% (y en nivel severo, en 6%). La correlación que existe entre la situación de indigencia y la inseguridad alimentaria es clara. También se advierte que el escenario de no indigencia económica puede coexistir con la inseguridad alimentaria. Esto último revela que el cálculo monetario de una canasta básica alimentaria es insuficiente como parámetro para erradicar el hambre.
Cabe conjeturar que los hogares en situación de indigencia no sólo utilizan sus escasos recursos económicos en el acceso a los alimentos de sus miembros, y que probablemente el umbral de la canasta establecido no es bastante para garantizar una alimentación adecuada en términos de los nutrientes esenciales. Por ejemplo, desde la Cátedra de Economía de la Escuela de Nutrición de la UBA se estimó en $ 9800 el valor de una Canasta Alimentaria Saludable (CAS) para julio de este año y para una familia tipo.
De allí la importancia de incorporar a las encuestas de hogares indicadores complementarios como los que componen la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria (Elcsa), que permite advertir situaciones específicas de vulnerabilidad en el acceso a los alimentos a partir de la experiencia de los hogares.
A partir de estudios cualitativos se ha logrado comprender la inseguridad alimentaria como un proceso, con momentos diversos por los que transitan los hogares. Uno de esos momentos se ha caracterizado por la preocupación en torno al acceso a los alimentos, que en los hogares suele asumir estrategias de ajuste del presupuesto, afectando la calidad y la dieta alimentaria en términos de diversidad de los alimentos. Un segundo momento o circunstancia, identificado como inseguridad alimentaria moderada, se produce cuando los adultos del hogar limitan la cantidad y calidad de los alimentos que sólo ellos consumen. Y un tercer momento, denominado de inseguridad alimentaria severa, es cuando se afecta la cantidad y calidad de los alimentos consumidos por los niños.
A partir de estos estudios se generó un índice de inseguridad alimentaria con vastos antecedentes en términos de su medición y validación en diferentes países de América latina, a partir de su primera versión desarrollada en el Departamento de Agricultura de los EE.UU. En efecto, la Elcsa se aplica en las encuestas nacionales de Brasil, México, Colombia, Guatemala, Bolivia y Ecuador.
Los usos más frecuentes de la Elcsa en los países de la región, han sido en el campo de la formulación y gestión de políticas públicas, ejecución de programas y acciones para combatir la inseguridad.

Investigadora del Barómetrode la Deuda Social de la Infanciadel Observatorio de la Deuda Social Argentina – UCA tomado de la nacionde ar 

No hay comentarios: