foto

foto
fotografía del sur de Concordia ER Argentina , autor luis pedro mujica

martes, 1 de agosto de 2017

VENCIENDO LA HEPATITIS C


Testimonio de paciente que venció la hepatitis C: “Un sueño hecho realidad”
Vanesa disfruta de nadar por horas en los ríos y lagos de la Patagonia argentina, donde vive. En su huerta, cosecha lo que come y aprovecha sus árboles frutales para hacer dulces caseros durante buena parte del año. La naturaleza, hoy, es un aliado incondicional. Y la tranquilidad de la vida en El Bolsón, la ciudad donde reside, permite disfrutar de las pequeñas cosas. “Acá nos miramos más a la cara y la gente se da cuenta cuando te cambia algo. Mis vecinos y amigos veían que yo estaba distinta”, cuenta Vanesa Ruiz. Así recuerda los resultados que experimentó en 2015 cuando hizo el nuevo tratamiento para la hepatitis C, que permitió que se curara de la enfermedad.
“Rápidamente, después de una semana de iniciar el tratamiento, me sentí mejor, tenía otro semblante y ya no tenía la piel amarilla. El cambio fue  muy grande. Y cuando los resultados del estudio dieron que ya no tenía carga viral (es decir, que ya no tenía el virus en la sangre), la alegría fue enorme. Fue uno de los momentos más felices de mi vida. Un sueño hecho realidad”, señala Vanesa, quien se había infectado hace 25 años, cuando tenía 20.
La hepatitis es una inflamación del hígado causado comúnmente por el virus de la hepatitis. Existen cinco tipos de virus (A, B, C, D y E) y pueden causar infecciones agudas y crónicas, y una inflamación en el hígado que puede llevar a cirrosis, cáncer hepático e incluso a la muerte. 
En aquel momento, cuando apenas comenzaba a salir de la adolescencia, Vanesa también se enteró de que tenía VIH. Ahí comenzó un derrotero de tratamientos, con varios vaivenes, hasta que finalmente inició el actual tratamiento para el VIH, que lo lleva adelante sin problemas. En su momento, la situación también se complicó con un diagnóstico de cirrosis, que la obligó a incorporarse a la lista de espera de un trasplante hepático. “Más allá de que me haya curado de la hepatitis C, el trasplante de hígado lo sigo necesitando, pero es mucho más liviana la situación. Siento muchas más energías, ganas de hacer cosas y las mejoras que tuve también hicieron que otros amigos con hepatitis C buscaran iniciar el tratamiento”, afirma.
“Es que antes –explica- los tratamientos te dejaban de cama y la gente les tenía miedo, pero cuando vieron mis cambios decidieron hacérselo. Mi hermana lo hizo y se curó. Además, otro amigo lo buscó y también se curó, y dos amigos están haciéndoselo en este momento en El Bolsón”. Así fue como gente cercana a Vanesa también inició los nuevos tratamientos disponibles, los cuales tienen el potencial de curar a más del 90% de las personas infectadas con hepatitis C, y de reducir el riesgo de muerte por cáncer de hígado o cirrosis, aunque sólo algunos países los financian, entre ellos Argentina.
Jubilada de su actividad como peluquera en Buenos Aires, hoy, a los 45 años, Vanesa disfruta del paisaje montañoso de El Bolsón, su lugar en el mundo desde hace cinco años. En pareja y rodeada de varios amigos, siente que su cuerpo ya no tiene que “luchar tanto, que las defensas están más altas”.
La hepatitis C se transmite por el contacto con sangre infectada, así como por productos contaminados a través de transfusiones, trasplantes de órganos, procedimientos invasivos (como inyecciones o tatuajes con agujas reutilizadas)  y por contacto sexual, aunque esto es menos frecuente. Se estima que unas 7,2 millones de personas viven con hepatitis C crónica en las Américas, sólo el 25% de ellas han sido diagnosticadas y unas 300 mil reciben tratamiento. Cerca del 90% de las personas infectadas con hepatitis C pueden curarse si reciben el tratamiento apropiado.
Actualmente, el objetivo global es eliminar las hepatitis virales como un problema de salud pública para 2030. Vanesa -como tantos otros- permite percibir los avances en ese camino.

Tomado de envio de ops / oms ar ar 

No hay comentarios: