FOTO

FOTO
la fotografia es de la Paz Bolivia 2017 , autor luis pedro mujica

lunes, 7 de agosto de 2017

ELIMINAR EL ASBESTO POR PROVOCAR CÁNCER, LA META

 ELIMINAR EL ASBESTO POR PROVOCAR CÁNCER, LA META
Las razones de la senadora Blel Scaff y del experto apuntan a que en cualquier momento la comunidad puede entrar en contacto con el asbesto en el país. FOTO COLPRENSA
60 países prohibieron el asbesto. Argentina, Chile, Urugay y Honduras, en este hemisferio.
Las familias afectadas, el experto y la senadora confían en que la octava vez sea la vencida para eliminar el asbesto de Colombia, y esperan que el Congreso no les de la espaldas a las víctimas.
La familia de Cecilia Riaños Silva, de Bogotá, vive un drama doble por el asbesto. Su esposo, Luis Alfonso Mayorga, y su suegro, Rafael Alfonso Mayorga, fallecieron, con 13 años de diferencia, de un cáncer provocado por este mineral, con el que aún se fabrican tejas, tubos y materiales automotrices.
Su tragedia empezó hace 47 años, Rafael trabajó en la compañía Eternit entre 1970 y 1980, cuando lo despidieron. “La enfermedad le resultó 20 años después, en el 2000 empezaron dolores pulmonares”, recuerda Cecilia. Explica que inicialmente no sabían qué le pudo haber generado ese dolor, pero luego de los tratamientos médicos se enteraron que fue por la exposición y el contacto con el asbesto crisólito, que es el permitido en el país.
“Le realizan una biopsia y encuentran partículas de asbesto en sus pulmones. Los médicos dijeron que no había nada qué hacer”, comenta Cecilia. Diagnóstico: asbestosis y mesotelioma, generados por el contacto con el mineral.
“Cargaba los bultos de asbesto y los llevaba a la mezcladora”, continúa Cecilia. Agrega que en esa época las medidas de protección eran mínimas, por lo que estaban más expuestos.
Lo de Luis Alfonso es más doloroso. Su contacto con el asbesto lo tuvo en la casa, cuando su padre llevaba los overoles para lavarlos. Allí los sacudían y él jugaba con las partículas del material. “En su inocencia, decía que estaba nevando”, asegura Cecilia, quien resalta que en 2013, cuando le descubrieron el mesotelioma, no se pudo curar, pese a los tratamientos y quimioterapia. “El 27 de agosto cumplirá cuatro años de haberse ido”. Se calcula que en Colombia mueren 320 apersonas al año por enfermedades relacionadas con el asbesto, mientras que en el mundo son cerca de 107 mil, y 125 millones están expuestas al mineral, según la Organización Mundial de la Salud, OMS.
Por octava vez
La historia de Cecilia retoma vigencia con la presentación de un proyecto de ley que busca, por octava vez en 10 años, la prohibición y erradicación del asbesto en Colombia. Esta vez se llama ley “Ana Cecilia Niño”, en honor a una víctima que falleció en enero de este año y que se había convertido en una líder de este objetivo. Lo presentó la senadora del Partido Conservador Nadia Blel Scaff, quien ha radicado esta iniciativa en otras dos oportunidades. Ambas confían en que esta será la vencida.
Blel Scaff asegura que el proyecto no atenta contra la industria, porque está en capacidad de sustituirlo. La congresista dice que este año han muerto siete personas que la acompañaron en la lucha. Frente al poco apoyo recibido en otros momentos, asegura que los políticos y, la gente en general, no estaban al tanto de los riesgos. “Siento que la industria ha tenido muchos recursos y poder, y que se han valido de falsas teorías para evitar la prohibición”.
La OMS prohibe el uso de cualquier tipo de asbesto, al considerarlo cancerígeno. La senadora propone crear una Comisión para la sustitución de este material, que se encargue de vigilar que, en cinco años, después de que se apruebe esta ley, no sigan trabajando con el mineral.
“Intereses particulares”
Juan Pablo Ramos, profesor del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de Los Andes, y quien ha investigado el asbesto en talleres mecánicos de Bogotá, explica que el producto fabricado con el mineral llega separado del soporte, por lo que el mecánico tiene que manipularlo, lo que lo expone directamente.
Para Ramos, este mineral se utiliza por una decisión de la industria y, segundo, por la sociedad colombiana, que lo ha permitido. En ese orden de ideas, asegura que el Gobierno es el mayor responsable, seguido de los legisladores, que han hundido los proyectos.
“Hay intereses particulares para mantenerlo, pero como académico, el bienestar general debe primar y se debe aprobar la prohibición”, resalta el investigador Ramos.
Sostiene que en Colombia, el mercado del asbesto oscila entre 20 mil y 30 mil toneladas por año. “Asómese a la ventana de su casa y verá que se emplea en colegios, edificios y hasta hospitales”.
Ramos sostiene que hay 120 tipos de agentes cancerígenos, pero hay dos que si se eliminan, la sociedad, puede funcionar sin problema: asbesto y humo de cigarrillo.
RICHARD AGUIRRE FERNÁNDEZ Contactar

Periodista nacido en Calarcá. Camino entre Antioquia, Caldas y Quindío. Tomado de el colombiano 

No hay comentarios: