foto

foto
fotografía de Corrientes Argentina , autor luis pedro mujica

miércoles, 26 de abril de 2017

LITIO EL NEGOCIO


Argentina y Chile aceleran en la carrera del litio con Bolivia
Bolivia y su producción de litio. | Wilson Cahuaya
Estructura del almacén de producto final de la planta industrial de sales de potasio de litio. | AGENCIAS
Obreros realizan el levantamiento geofísico en el salar de Uyuni. | AGENCIAS
Módulo de control de ciclajes de baterías de ion litio, en la planta. | Archivo
Un trabajador opera en la planta piloto de litio de Uyuni. | APG
Roger Medina
La semana pasada, el periódico británico Financial Times resaltaba, en un reportaje, el conjunto de estrategias que pretende aplicar Chile para aprovechar la demanda de litio a nivel global: una promesa de precio más barato del mineral y con 25 años de provisión asegurada para atraer empresas. Paralelamente, el gobierno argentino impulsa políticas con el objetivo de triplicar su producción de litio para 2019. Además, este último país igualó a Bolivia en cantidad de recursos de litio. Los dos países vecinos han comenzado a activar políticas para adelantarse a Bolivia.
Sin embargo, tanto autoridades de energía de Bolivia como expertos en el tema coinciden en que si bien Chile y Argentina buscan sacar ventajas en la carrera, ninguno de los tres países alcanzó aún la fase de industrialización. Por tanto, la carrera está abierta.
Los expertos en materia de este mineral han bautizado a la zona geográfica de Sudamérica compuesta por Argentina, Chile y Bolivia como el “Triángulo del litio”.
Las estimaciones dicen que las tres naciones pueden llegar a concentrar entre el 58 y el 96 por ciento del total conocido por el planeta.
Argentina pretende triplicar la producción de carbonato de litio durante los próximos dos años, además de haber mejorado las condiciones impositivas para atraer a cerca de 17 empresas que pretenden extraer el mineral evaporítico desde 2019. La estrategia se complementa con un fuerte asesoramiento técnico de su ente científico especializado nacional.
Por su parte, Chile realizó un fuerte llamado internacional para que las empresas  que pretendan desarrollar productos con un valor agregado a base de litio se instalen en su territorio. Para ello ofrece el 25 por ciento de la producción al costo más barato del mercado.
En Bolivia se anuncia un “avance” hacia la industrialización del litio, tras haber completado la denominada fase de pilotaje. El ambicioso plan busca la producción de cloruro de potasio y carbonato de litio grado batería.
El gerente de la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE), Juan Montenegro, considera que nuestro país, pese a todo, se encuentra liderando el proceso industrial de la región. En este sentido, asegura que los procesos de industrialización chilenos y argentinos no cuentan con los avances alcanzados en territorio boliviano.
“Estamos en los estándares. Si comparamos nuestro proyecto en Bolivia con Chile y Argentina, que son nuestras referencias más cercanas, podemos decir que estamos en una media. Son ocho años que estamos en este proyecto y tenemos proyectos vecinos que han llegado —el más pronto, el más rápido— en siete años, y el más extenso ha tardado precisamente en Chile, en el salar de Atacama, alrededor de 15 años”, explica.
Sin embargo, los especialistas en la economía del litio sostienen que ninguno de los tres países llegó a la fase de industrialización, aunque sí realizaron grandes esfuerzos en materia de cadena productiva de minerales.
“Ni Chile ni Bolivia ni Argentina tienen avances significativos en ese tema, y es una verdadera lástima. Ninguno ha tomado con absoluta seriedad su industrialización”, sostiene el economista experto en litio, Juan Carlos Zuleta Calderón.
Según el experto, la investigación debe ir acompañada de los procesos de desarrollo para este tipo de experiencias que pretenden industrializar a nuestra región.
Argentina, mayor yacimiento
Otro elemento a tomar en cuenta es que Bolivia ya no es el único mayor reservorio de litio. Con sus 9 millones de toneladas métricas de contenido metálico, Argentina igualó a Bolivia en este aspecto, añade Zuleta, quien cita, a su vez, un cálculo reciente realizado por el Servicio Geográfico de Estados Unidos.
Para Zuleta, Argentina, además,  ha avanzado en términos de exploración geológica, lo que se ve reflejado en la cantidad de empresas que se encuentran desarrollando alrededor de 30 operaciones de litio en la actualidad.
Lithium Americas se asoció en enero con Ganfeng Lithium para construir una planta en Argentina, que estará operativa a mediados de 2019 y, según se anuncia, producirá 25 mil toneladas por año, un volumen que representa más del 85 por ciento de la producción actual de Argentina, según informa el portal de noticias Telam.
La minera australiana Orocobre planea expandir su producción en el Salar de Olaroz, Jujuy, a 17.500 toneladas este año, y llevarla a 35.000 para fines de 2018.
Actualmente, Argentina produce 29 mil toneladas de carbonato de litio por año, cerca del 15 por ciento de la producción global, que alcanza unas 200 mil toneladas anuales.
Chile
Chile, en tanto, cuenta con 7,5 millones de toneladas métricas de litio de contenido metálico. Sin embargo, a diferencia de Argentina y Bolivia, Chile no solo cuenta con recursos identificados con litio, sino con reservas.
“Ellos han dado un paso adelante. Si bien cuentan con menos recursos, 1,5 millones menos de recursos, 7,5 es el dato tanto para recursos como para reservas”, destaca Zuleta.
Asimismo, el experto resalta que el vecino país cuenta con las condiciones climáticas para producir litio a través de los mecanismos tradicionales utilizados en minerales.
En enero, la Corporación de Fomento de la Producción de Chile (Corfo) firmó un acuerdo para elevar la producción de litio de las 25 mil toneladas anuales que registraba hasta 2015 a 80 mil.
ESTIMAN VENTAS POR 1.500 MILLONES DE DÓLARES PARA EL AÑO 2020
Gobierno sueña con ingresar en la fase de la industrialización del litio del salar de Uyuni
El titular de la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos (GNRE), Juan Montenegro, considera que Bolivia ingresa en la fase de industrialización del litio, con la consolidación de las plantas piloto de cloruro de potasio, carbonato de litio y baterías de litio.
Para el proyecto, se demandó alrededor de 350 millones de dólares, y, a diferencia de las experiencias chilenas y argentinas, es un emprendimiento impulsado por el estado boliviano sin la llegada de empresas transnacionales para la explotación de los recursos, indica.
Contrariamente al optimismo del Gobierno, el experto en litio Juan Carlos Zuleta sostiene que la estrategia del Gobierno Boliviano no es de industrialización porque no transforma materias primas en bienes intermedios o finales. Al mismo tiempo, tilda de “magros” los resultados obtenidos hasta la fecha.
Montenegro, además, informa que se inscribieron 12 patentes desarrolladas por técnicos y científicos bolivianos. Entre ellos, procesos de obtención de sales, de obtención de carbonato de litio y proceso de purificación del carbonato de litio.
Estos productos alcanzaron ventas por 9,3 millones de bolivianos durante 2016. “Hemos vendido algunos miles de tonelada de cloruro de potasio, aproximadamente 26 toneladas de carbonato de litio, y alrededor de 300 toneladas de cloruro de magnesio”, agregó el funcionario de Gobierno.
El cloruro de potasio fue vendido al mercado interno, mientras que el carbonato de litio fue bien recibido en el mercado asiático, particularmente en China, donde la demanda es alta, explica Montenegro.
Finalmente, el Gerente de la Gerencia Nacional de Recursos Evaporíticos,  calcula que para el año 2.020 se alcanzará la producción integral de la industrialización, a través de la comercialización de baterías de litio.
Montenegro realiza estimaciones que le permitirán al país generar  ingresos económicos por al menos 1.500 millones de dólares.
Planta boliviana abastecerá al 6%
El analista Juan Carlos Zuleta asegura que la planta de litio diseñada por el Gobierno tendrá capacidad para producir 15 mil toneladas anuales. De concretarse el proyecto, estima que entraría en funcionamiento dentro de dos años.
También estima que en el mismo tiempo la producción de litio a nivel mundial subirá de las 200 mil toneladas a 300 mil. "Quince mil toneladas de litio dentro de dos años nada más va a ser alrededor del 6 por ciento de la demanda total del litio de la tierra. Con el 6 por ciento de producción de litio vamos a dominar el mercado, vamos a decidir el precio. Total incongruencia", ironiza Zuleta.

Este incremento responde al aumento de la producción de autos solares de la empresa Tesla, que pretende fabricar 500 mil unidades desde el 2018. Tomado de los tiempos de Bolivia 

No hay comentarios: