foto

foto
fotografía de Monte Caseros Corrientes Argentina , autor luis pedro mujica

sábado, 29 de abril de 2017

OEA EN CRISIS POR SEGUNDA VEZ , A 69 AÑOS DE SU CREACIÓN

 ENVUELTA EN LA SEGUNDA CRISIS DE SU HISTORIA, LA OEA CUMPLE 69 AÑOS
Envuelta en la segunda crisis de su historia, la OEA cumple 69 años
Nidia Marin El actual secretario general, Luis Almagro, ha optado por una posición crítica al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela
Nidia Marín
Envuelta en la segunda crisis más grave de su historia, con una profunda división entre los 35 países que la integran y una amenaza de abandono proferida por Venezuela, mañana 30 de abril cumple 69 años la Organización de Estados Americanos.
Esta agrupación regional de países, -que en su primera vicisitud contaba con 21 naciones-,expulsó a Cuba en 1962 (tras la derrota estadunidense en Playa Girón y el fracaso de la Operación Mangosta en las montañas de Escambray) por 14 votos a favor y seis abstenciones entre las cuales estuvo México, hoy enfrenta un redoblado trance.
El 3 de junio de 2009, los Ministros de Relaciones Exteriores de las Américas adoptaron una nueva resolución para dejar sin efecto la de 1962 contra la isla. Mediante la segunda se declaró que “la participación de la República de Cuba en la OEA será el resultado de un proceso de diálogo iniciado a solicitud del Gobierno de la República de Cuba y de conformidad con las prácticas, los propósitos y principios de la OEA”.
La organización de países del continente americano y el Caribe que sancionó a República Dominicana en 1960 al comprobarse que el dictador Rafael Leónidas Trujillo estaba detrás del atentado contra el ex presidente venezolano Rómulo Betancourt, por lo cual todos los países miembros de entonces rompieron relaciones diplomáticas y que en 2009 suspendió a Honduras, después del golpe de estado contra Manuel Zelaya y del rechazo del Gobierno de facto de restituirlo en el poder (la reincorporación del país ocurrió dos años después), en sus casi siete décadas de existencia, cruza el peor de sus bretes.
Y la ironía de hoy por el caso Venezuela radica en que, según los historiadores, su creación tiene como antecedente el Congreso de Panamá convocado por Simón Bolívar en 1826.
Pero hay discrepancias, porque están los estudiosos que señalan como fundamento de su creación los sucesos de 1889 cuando los Estados americanos decidieron reunirse de manera periódica y comenzar a forjar un sistema común de normas e instituciones, aunque fue el Gobierno estadunidense el que invitó a la integración.
La Primera Conferencia Internacional Americana, explica la propia OEA, tuvo lugar en Washington, del 2 de octubre de 1889 al 19 de abril de 1890, (bajo la presidencia del republicano Benjamín Harrison) “con el objeto de discutir y recomendar a los respectivos Gobiernos la adopción de un plan de arbitraje para el arreglo de los desacuerdos y cuestiones que puedan en lo futuro suscitarse entre ellos de tratar de asuntos relacionados con el incremento del tráfico comercial y de los medios de comunicación directa entre dichos países de fomentar aquellas relaciones comerciales recíprocas que sean provechosas para todos y asegurar mercados más amplios para los productos de cada uno de los referidos países”.
Sin embargo, también están los investigadores argumentistas de que fue creada después del asesinato, durante “El Bogotazo”, del líder, abogado y escritor colombiano Jorge Eliezer Gaytán en 1948. Este jurista, al concluir su trabajo en el caso de un militar que presuntamente había matado a un periodista, fue baleado por Juan Roa Sierra, después de lo cual hubo una revuelta popular que se prolongó por un mes y causó la destrucción de centenar y medio de edificios en Bogotá.
LA CRISIS POR EL CASO VENEZUELA
Sobre el país que gobierna Nicolás Maduro se ha dicho que, desde hace 15 años adoptó un sistema político con elevado intervencionismo estatal denominado “Socialismo del Siglo XXI” que se ha traducido en discrecionalidad, populismo clientelar y libertades restringidas, amén de la escasez de productos alimenticios y medicinas.
La consecuencia es un profundo descontento social exacerbado ante las pretensiones del presidente Maduro de permanecer en el poder y la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela de sustituir en sus funciones al órgano legislativo, sobre lo cual el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, calificó como “autogolpe de Estado”.
En ese momento México, vía su cancillería, señaló que el hecho de que el Tribunal de Justicia de Venezuela asuma las competencias del poder legislativo de ese país, que se limiten las facultades de este último y se constriña la inmunidad parlamentaria de sus integrantes, “atenta contra los principios y valores esenciales de la democracia y la separación de poderes”.
Sin embargo, hay quienes aseguran la existencia de “una conjura internacional encabezada por Estados Unidos” y “el decadente” organismo internacional para liquidar la democracia participativa, actividad en la que presuntamente, dicen, interviene México al formar parte del grupo de naciones que conjuntamente con otros 13 países de la OEA urgió al Gobierno de Venezuela, en marzo pasado, en declaración conjunta a programar un calendario electoral y liberar a los presos políticos.
Venezuela, por su parte, a través de su canciller expresó que saldría de la OEA, aunque el ingreso del boliviano Diego Pary Rodríguez (cuyo país es afín a la política de Nicolás Maduro) suspendió la sesión en la que las naciones integrantes analizarían la crisis venezolana.
La consecuencia fue que 17 países protestaron bajo el argumento de que el artículo 37 de las Reglas y Procedimientos del Consejo Permanente, su presidente no puede suspender una sesión sin previa consulta de los Estados miembros y una explicación. Firmaron Costa Rica, Argentina, Bahamas, Barbados, Panamá, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Perú, Paraguay, Santa Lucía y Estados Unidos.
Mientras tanto la inestabilidad campea en Venezuela y la represión está a la orden del día. Diariamente se registran marchas. El saldo hasta ahora es de una treintena de muertos y un número indeterminado de heridos.
Ante tales acontecimientos la Organización de las Naciones Unidas no ha cesado de urgir  hoy al Gobierno y a la oposición a esforzarse en reducir las tensiones imperantes y evitar más enfrentamientos.
“Llamamos al Gobierno de Venezuela y a la oposición a comprometerse sinceramente con la reactivación de los esfuerzos por entablar un diálogo, sobre todo en cuanto a asuntos críticos que ya habían integrado a la agenda, como el equilibrio entre los distintos poderes del Estado, el calendario electoral, los derechos humanos, la verdad y la justicia y la situación socioeconómica”, dijo Stephan Dujarric a nombre del presidente António Guterres.
Instó a todas las partes a tomar medidas concretas que beneficien al pueblo venezolano reduciendo la polarización y creando las condiciones necesarias para abordar los desafíos que afronta el país.
PARTICIPACIÓN ACTIVA DE MÉXICO
Es pertinente hacer notar que México siempre ha sido un activo participante. Las Conferencias Internacionales Americanas se reunieron a intervalos variados hasta que, en 1970, fueron reemplazadas por los periodos de sesiones de la Asamblea General de la OEA, luego de que entrara en vigor el Protocolo de Reformas a la Carta de la Organización de los Estados Americanos, adoptado en Buenos Aires.
Ha sido activo en las reuniones de ministros de relaciones exteriores y otras reuniones especializadas, como la Conferencia Interamericana sobre Problemas de la Guerra y la Paz y la Conferencia Interamericana para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad del Continente. La primera, realizada en nuestro país en 1945, tuvo por objetivo debatir actividades conjuntas a ser emprendidas por los Estados americanos en concordancia con las Naciones Unidas, que en ese entonces estaba en proceso de formación.
A su vez, la Conferencia Interamericana para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad del Continente, reunida en Río de Janeiro, Brasil, en 1947, luego de la Segunda Guerra Mundial y cuando comenzaba a gestarse la Guerra Fría, adoptó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, con el fin de asegurar la legítima defensa colectiva ante un eventual ataque de una potencia de otra región y decidir acciones conjuntas en caso de un conflicto entre dos Estados partes del Tratado.
Además, nuestro país interviene en los organismos emanados del surgimiento de la OEA como son: el Banco Interamericano de Desarrollo, la fuerza militar interamericana, la Convención Interamericana de Derechos Humanos y la Convención Interamericana Para el Control y el Abuso de Drogas, entre otros.
Hoy con la crisis venezolana en pleno, también participa.-
Inicia Venezuela trámite para dejarla
WASHINGTON, DC. (AFP).- Venezuela inició oficialmente ayer su salida de la Organización de Estados Americanos (OEA), en un proceso que se completará recién en dos años, constató un periodista de la AFP.
La representante interina de Venezuela ante la OEA, Carmen Luisa Velásquez, se reunió con el secretario general de la entidad en Washington, el uruguayo Luis Almagro, a quien le entregó la carta en que el gobierno formalizó su denuncia del tratado constituyente del bloque hemisférico.
La carta llevaba la firma del presidente venezolano, Nicolás Maduro, y comunicó “la indeclinable decisión de denunciar la Carta de la Organización de Estados Americanos”.
Con la presentación de la carta, Venezuela “da inicio al retiro definitivo de esta organización”.
Simultáneamente, en Nueva York, el embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, dijo que el gobierno estaba saliendo “definitivamente de la OEA. No retornaremos jamás a la OEA. Esto es un paso histórico para nuestro país”.
De acuerdo con Moncada, en los próximos dos años “Venezuela será parte del sistema pero iremos desentendiéndonos de ese sistema. Iremos descomprometiéndonos”.

El diplomático venezolano desechó también las presiones para que Venezuela cumpla con compromisos financieros que tendría pendiente con la OEA. Tomado del sol de mexico 

No hay comentarios: