foto

foto
fotografía de La Paz Bolivia , 2017; autor luis pedro mujica

jueves, 25 de mayo de 2017

COSAS QUE ENSEÑAN EN LA ESCUELA Y NO SIRVEN

 Cosas que nos enseñan en la escuela y no sirven
Julian de Zubiría, pedagogo y economista, cuestiona la razón de ser de nuestra educación. FOTO
EDWIN BUSTAMANTE
EDUCACIÓN
POR HELENA CORTÉS GÓMEZ | PUBLICADO HACE 6 HORAS
El peso atómico, los ríos de África y la altura del Everest son datos innecesarios en un país en el que sólo el 0.9% de los estudiantes entienden, pueden hacer una interpretación y pueden encontrar debilidades en un argumento. “Solo 9 de cada 1000 jovenes pueden hacer lecturas críticas”, cuenta Julián de Zubiría Samper, economista, pedagogo y asesor educativo de las Naciones Unidas.
La gran mayoría de cosas que hoy se enseñan en los colegios son impertinentes: “El enfoque no debería ser el aprendizaje, sino el desarrollo. Por eso es que lo que uno necesita en la vida no se lo enseñan en la escuela”, replica De Zubiría.
Hace cuarenta años De Zubiría le dedica su vida a la educación y se define como “pedagogo hasta la médula, aprendiz incansable, amante de la música y buen contendiente en las controversias”.
Hoy es uno de los invitados más esperados del VIII Encuentro de Investigación Escolar y conversamos con él en vivo a través de la página de Facebook Mutis de EL COLOMBIANO.
Una de las preguntas más frecuentes de la tranmisión fue: ¿qué no nos deberían enseñar en la escuela y qué sí? Esto respondió Zubiría.
NO MÁS FÓRMULAS APRENDIDAS DE MEMORIA
Hay que cambiar por completo las matemáticas, según Zubiría. “Esta es el área más atrazada que hay, porque se enfoca en los algoritmos. Eso es irrelevante para la vida, por eso se lo dejamos a las calculadoras. Lo que se debería trabajar es el razonamiento lógico y la resolución de problemas con números”.
ADIÓS AL PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO
El lenguaje y la ortografía también deberían cambiarse por completo. “Si los niños no entienen una frase, ¿qué van a entender los pretérito pluscuamperfectos?”. Con los niños no se debería trabajar la gramática, ni la ortografía, según Zubiría. “Lo que necesitamos es que los niños hablen, que hilen ideas y que escuchen. El eje con el que se enseñan estas áreas es el estudio de la lengua, y esto no sirve. Incluso la literatura desborda al niño, sería más lógico y tendría más peso si se considerara discutir la televisión que ven o lo que leen en la prensa”.
DE NADA SIRVE RECITAR LAS CAPITALES
“No tiene sentido estudiar los accidentes geográficos, los presidentes, los nombres de las lagunas... Lo que uno necesita es leer la realidad social y para esto hay que tener conocimiento de los conceptos básicos: qué es trabajar, por qué trabajan las personas; conocer conceptos como producción o como período histórico”.
MÁS PREGUNTAS Y MENOS RESPUESTAS
Necesitamos que al llegar a clase el profesor le pregunte a sus estudiantese: ¿por qué creen que caen los objetos?, ¿qué pasaría si las mujeres gobernaran la Tierra? Estas son las preguntas que desarrollan pensamiento.
De Zubiría dice que la educación estaba más clara en el Siglo XV que en el XXI, “en esa época existía el trivium y el quadrivium, las tres cosas escenciales. Hay que volver a lo básico.”
¡QUÉ VIVA EL DEBATE CON ARGUMENTOS!
“La escuela debería estar haciendo debates. En un lado estarían los que están de acuerdo con el tratado de libre comercio y en el otro los que no. Luego cada grupo debería encontrar debilidades en los argumentos del otro”.
LO DISTINTO NO ES MEJOR O PEOR, ES DISTINTO
En la escuela se debería aprender que hay personas que piensan y sienten de formas diferentes. A Piaget le preguntaban, ¿puede haber una educación para la paz? Y el decía: Sí pero la condición sería que uno aprendiera a valorar la diferencia.
LAS AUDIENCIAS PREGUNTAN
¿Qué opina sobre el recorte al presupuesto de la educación y la salud de los docentes?
Ser maestro es una tarea muy compleja. Si uno invita a 50 niños a su casa para ver si no terminan con los pelos de punta. Es muy duro. Por eso los países que han salido adelante lo valoran y dignifican mucho. Yo por eso, reivindico a los maestros, en eso tienen toda la razón. ¿Dónde no tienen la razón los sindicatos que lideran esos proceso? En que han bloqueado los sistemas de evaluación de los maestros y eso no es bueno para la calidad. A un maestro hay que evaluarlo y evaluarlo bien. Hay, también, que mejorar la calidad de la formación de los maestros. Hoy en día es muy mala, ellos no desarrollan las competencias que se requieren. Ellos tienen mucha razón en su pelea laboral y gremial, hay que acompañarlos en eso. Pero ellos tienen que acompañarnos en la formación, tienen que asistir a más cursos.
HELENA CORTÉS GÓMEZ Periodista, científica frustrada, errante y enamorada de los perros. Eterna aprendiz. TOMADO DE EL COLOMBIANO

No hay comentarios: